Como afecta el running a tus huesos

Correr es una actividad que puede resultar muy beneficiosa para nuestro sistema óseo. Para los mayores, incluso, puede llegar a ser terapéutico y ayudarles a evitar ciertas lesiones

Sin embargo, debemos prestar mucha atención al cuidado de los cartílagos, que pueden sufrir un mayor desgaste.

Hay dos estructuras que soportan el peso y el impacto de la carrera en las extremidades inferiores. La primera es el hueso, como andamiaje de nuestra estructura corporal. La segunda es el cartílago articular, la capa de tejido antifricción y anti impacto que cubre el extremo de los huesos que se enfrentan en las articulaciones, como la cadera, la rodilla, el tobillo y el pie.

Es difícil que correr perjudique al hueso. De hecho, realizar un esfuerzo de carga repetitivo provoca que nuestro organismo lo nutra más y lo recalcifique. Esto es especialmente beneficioso para los mayores, que con la edad tienden a descalcificarse. De esta manera, el running para ellos es terapéutico y, también, les ayuda a prevenir las conocidas fracturas espontáneas de cadera o esa facilidad para sufrir fracturas con caídas casuales.

Shutterstock 130904879 600px

No debemos olvidar que también pueden producirse fracturas por estrés mecánico. Se trata de fracturas lentas y progresivas que se producen por fatiga en corredores que sobrepasan la resistencia de sus huesos en el entrenamiento y que, a lo largo de varios días con dolor en la zona, se van formando en el metatarsiano del pie o en la tibia, por ejemplo.

El cuidado del cartílago, sin embargo, es más importante, pues su desgaste es más reposado y su capacidad de reparación más lenta e, incluso, con la edad, inefectiva. Por ello, hemos de vigilarlos y cuidarlos, intercalando la carrera con entrenamientos de rodamiento articular, como la bicicleta o la elíptica. Estos suponen un masaje articular libre de impacto y en el caso de la bici, incluso, liberamos nuestro peso corporal, que queda sobre el sillín.

Cansancio

La tan temida artrosis no es más que el desgaste del cartílago y es la causa más frecuente de abandono del deporte. Por ello, debemos evitar o no abusar de ciertos ejercicios en el gimnasio de impacto o de sobrecarga y sobrepeso, con los que podemos ganar una musculatura innecesaria para el running a costa de desgastar el preciado cartílago articular. Existen, eso sí, productos naturales nutrientes del cartílago que nos ayudan enormemente a protegernos del desgaste artrósico.

12640461 10207521794976741 1085947114572451405 o

Fuente: Ángel Villamor TRAUMATÓLOGO Y DIRECTOR MÉDICO DE IQTRA MEDICINA AVANZADA

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 01:59
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 01:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"