Los calambres en las piernas y los pies durante la noche son normales

¿Alguna vez te has despertado en medio de la noche a causa de un doloroso y molesto calambre? Cuando pasa, tengo que empezar a mover mi pierna y colocarla en el suelo para estirarla.

Cuando eso me pasa, tengo que empezar a mover mi pierna y colocarla en el suelo para estirarla. Normalmente, después de sufrir uno de ellos, acostumbro a experimentar algunos más la misma noche y suele ser en el mismo músculo o en el mismo pie.

No me sucede habitualmente, pero cuando ocurre es doloroso. Mi experiencia no es única.

Más de las mitad de las personas que respondieron a una encuesta a nivel nacional admitieron haber experimentado calambres nocturnos en las piernas. Según un análisis de los resultados de la muestra publicada en la revista PLOS One, casi el 30 por ciento de los adultos los tienen, al menos, cinco veces al mes y el 6 por ciento, por lo menos, 15 veces al mes.

625x470 591e307e83097445578b4676 0 4 1495209231,053

El autor del estudio, John Winkelman, especialista en medicina del sueño en la Universidad de Harvard, no se sorprendió por estos datos. "En absoluto, porque veo a pacientes y sé lo común que es", respondió.

Un grupo europeo de investigadores consultó a 516 pacientes franceses de 60 años o más y encontró cifras similares: el 46 por ciento informó haber experimentado calambres, el 31 por ciento dijo que los calambres los habían despertado y el 15 por ciento comentó que lo habían sufrido más de tres veces al mes.

Los médicos seguramente saben de esa situación en sus pacientes pero no tienen muchos consejos para dar. Nadie sabe realmente qué causa los calambres nocturnos en las piernas. "Como médico del sueño, les digo a los pacientes que no entendemos las causas y no tenemos tratamientos buenos y confiables", relata Winkelman (Wilkeman es asesor de una empresa de biotecnología que desarrolla un tratamiento anti-calambres).

Photodune 3645359 sitting hamstring stretch studio shot over white s

Eso no quiere decir que no haya un montón de consejos en Googleland. Las rutinas de estiramiento, la hidratación y la toma de vitaminas son algunas de las cosas recomendadas. Sin embargo, nada te asegura que no vas a tener calambres.

El estiramiento de las pantorrillas y de los músculos isquiotibiales junto antes de ir a dormir suele ser beneficioso, tal y como apunta un estudio realizado en los Países Bajos. Ocho personas mayores de 55 años tenían un promedio de tres calambres por noche al inicio del estudio. Un grupo practicó ejercicios de estiramiento durante seis semanas: su frecuencia promedio de calambres disminuyó a uno por noche. El grupo cuyos miembros no estiraron reportó un promedio de dos calambres por noche al final del estudio. Esto podría haber sido efecto placebo por estar bajo la observación de los investigadores.

21886314 Portrait of a healthy woman with apple and bottle of water Healthy fitness and eating lifestyle conc Stock Photo

Un pequeño estudio israelí evaluó los suplementos de magnesio en 94 adultos. La mitad de ellos tenía la dosis real y la mitad recibió un placebo. Ambos grupos experimentaron una disminución similar en la frecuencia de los calambres, lo que sugiere un fuerte efecto placebo.

Otro estudio realizado en Taiwán encontró un efecto apreciable con suplementos de vitamina B en personas ancianas con hipertensión que tenían calambres nocturnos de una manera regular.

La lista continúa, así que ya te haces una idea.

No es fácil estudiar estos casos. Por la noche, durante el sueño y fuera de la vista de un médico, es muy difícil hacer una prueba.

Tampoco hay incentivos para hacer estudios más amplios. Eso es porque los tratamientos que se proponen ya están disponibles, lo que significa que no sería rentable porque las grandes investigaciones son muy costosas, tal y como apunta Andrew Westwood, un especialista en medicina del sueño de la Universidad de Columbia.

Beneficios de dormir del lado izquierdo de tu cuerpo

Un tratamiento apoyado por la ciencia es el fármaco de quinina antimalalárica.

"La mejor prueba la da la quinina. Pero no es recomendable por sus efectos secundarios", dice Westwood. La quinina puede causar náuseas, diarrea y vómitos, así como también fiebre, escalofríos y mareos. También tiene efectos secundarios más graves, como la pérdida severa de plaquetas en la sangre. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha emitido una advertencia contra el uso de la quinina (marca Qualaquin) para los calambres nocturnos en las piernas.

Westwood, de casualidad, encontró algo diferente. Los pacientes que habían comenzado a utilizar máquinas de presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP) para la apnea del sueño acudían a él para decirle que sus calambres nocturnos habían desaparecido. El experto y sus compañeros comenzaron a observar esos casos y publicaron un informe al respecto.

El especialista en medicina del sueño dice que no está claro por qué la apnea del sueño y los calambres nocturnos de las piernas podrían estar relacionados. Sin embargo, "ahora cuando los pacientes me dicen que tienen calambres, pienso: ¿será apnea?".

Los calambres nocturnos en las piernas son más comunes en las personas mayores. A veces están relacionados con condiciones médicas como la enfermedad arterial periférica y la diabetes. También pueden ocurrir como efectos secundarios de los diuréticos y algunas estatinas.

Pero a veces ocurren sin ninguna explicación. Los médicos pueden sugerir que los pacientes prueben uno de los tratamientos sin apenas efectos secundarios. "He encontrado en mi práctica clínica que el ensayo y el error funcionan para la mayoría de las personas. Voy a recomendar una cosa y si no funciona, recomiendo otra. De esa manera, parece que encontraremos algo que les ayuda", apunta Richard Allen, médico de familia del Insituto Utah Healthcare.

Hay poco riesgo en hacer ejercicios de estiramiento antes de acostarse o tomar vitaminas B o magnesio. Eso podría funcionar, al menos un poco.

Captura de pantalla 2017 08 28 20.33.50

Fuente: Jill U. Adams

Opiniones (1)
20 de julio de 2018 | 05:47
2
ERROR
20 de julio de 2018 | 05:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Básicamente el exceso de trabajo provoca cansancio extremo. Esto al acumularse desde el lunes en adelante obliga a tomar vitaminas y analgésicos, que alteran la sangre y que mientras se duerme, que es cuando el cuerpo debería relajarse, las venas y los músculos lejos de ello, se contraen y provocan calambres que dudan hasta quince minutos, desde que te despierta el dolor. Normalmente, asistiendo al hematólogo y al cardiólogo, lo primero que determinan es anular todo tipo de ingestión de vitaminas artificiales y calmantes o placebos para al día siguiente poder trabajar sin cansancio, ni dolores musculares. El punto es, que la semana tiene seis días laborables y las actividades no pueden ni deben parar, por que se sientan calambres de noche mientras se duerme. Yo encontré la solución, alternando el trabajo con reposo absoluto los días de descanso. Antes con los feriados largos, los usaba para viajar y justamente desestresar mi cuerpo. Es hoy, y los calambres han desaparecido, porque a igual intensidad de trabajo extremo (entre cuarenta a setenta horas semanales) es obvio que trabajo mejor y duermo sin calambres. Lo primero que se deben suprimir son los analgésicos, que son la causa fundamental de los calambres, ya que no permiten darte cuenta cuándo mientras trabajas, debes hacer una pausa. Hoy como llovizna, en la construcción es casi un día perdido y en el agro igual, por eso, este momento es para mi (leer los medios ) un momento de distensión y obviamente de descarga emocional, dado aquellos que conocen mis textos, principalmente los de edición censuran.- Ustedes son, mi cable a tierra.-
    1