Si haces ejercicio, evita algunos analgésicos

Tomar ibuprofeno y analgésicos relacionados que se venden sin receta podría tener consecuencias involuntarias para las personas que hacen ejercicio vigoroso.

Estos medicamentos populares, conocidos como fármacos antiinflamatorios no esteroideos, o AINES, funcionan al contener la inflamación.

Sin embargo, de acuerdo con dos estudios nuevos, los AINES podrían sobrecargar los riñones durante sesiones de ejercicio prolongado y reducir la capacidad de los músculos para recuperarse después.

El uso de AINES es generalizado entre los atletas en deportes de resistencia como maratones y ultramaratones. Según estimaciones, hasta el 75 por ciento de los corredores de larga distancia toman ibuprofeno u otros AINES antes, durante o después de entrenar o competir.

625x470 53320903ba3795433f543132 0 2 1395788291701

Unos cuantos casos de estudio sugieren que los AINES podrían contribuir a problemas renales en atletas de resistencia y fue esta posibilidad la que llamó la atención de Grant S. Lipman, catedrático de Medicina de la Universidad de Stanford, en California, y director médico de varios ultramaratones.

Los AINES funcionan en parte al desacelerar la producción en el cuerpo de un grupo particular de bioquímicos, llamados prostaglandinas, que de lo contrario inundan el sitio donde hay lesiones en el cuerpo.

Allí, arrancan procesos que contribuyen al dolor y la inflamación. Las prostaglandinas también hacen que los vasos sanguíneos se dilaten, o ensanchen, aumentando el flujo de sangre a la zona afectada. Tomar AINES resulta en menos prostaglandinas y, por lo tanto, en menos inflamación y menos dilatación de los vasos sanguíneos.

Dolor de cabeza 655x368

No obstante, se desconoce si estos efectos son aconsejables en personas que se ejercitan durante horas.

Así que para uno de los estudios nuevos, publicado en The Emergency Medical Journal, Lipman pidió a 89 ultramaratonistas que tomaran ya sea una pastilla de ibuprofeno o un placebo cada cuatro horas durante una etapa de 80 kilómetros de su carrera. Más tarde, él y sus colegas revisaron los niveles de creatinina de los corredores, un producto secundario del proceso de filtración de sangre en los riñones.

Dolor cabeza mareos vomitos entreno 2

Altos niveles de creatinina en una persona por lo demás sana son considerados una señal de lesión renal aguda.

Los investigadores hallaron que muchos de los ultramaratonistas, el 44 por ciento, tenían niveles de creatinina lo suficientemente altos para indicar una lesión renal aguda tras correr 80 kilómetros.

Sin embargo, la incidencia era particularmente alta entre los corredores que habían tomado ibuprofeno. Tenían 18 por ciento más probabilidades de haber desarrollado una lesión renal aguda que los competidores que tomaron un placebo. No se dio seguimiento a los corredores en días o semanas posteriores, pero Lipman cree que todos recuperaron la función renal normal.

Lipman y sus colegas sospechan que, al inhibir las prostaglandinas, el ibuprofeno impidió que los vasos sanguíneos se dilataran como lo habrían hecho normalmente.

Shutterstock 36346654

El segundo estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, arrojó que al reducir la producción de prostaglandinas, los AINES cambian la forma en que responde el cuerpo al esfuerzo físico, esta vez en lo profundo de los músculos.

Este estudio, también realizado en la Universidad de Stanford, primero analizó tejido y células musculares de ratones que habían sufrido lesiones musculares menores comparables con las que podría desarrollar la gente durante el ejercicio vigoroso.

El tejido se llenó rápidamente de una prostaglandina que resultó jugar un papel importante: estimulaba la multiplicación de células madre al interior del músculo, creando nuevas células musculares que entonces reparaban los daños al tejido. Las pruebas mostraron que el tejido muscular sanado era más fuerte que antes.

Cuando los investigadores usaron AINES para bloquear la producción de prostaglandinas dentro del músculo, notaron que menos células madre se volvían activas, se producían menos células nuevas y el tejido muscular, aún después de sanar, no era tan fuerte y elástico.

"Hay una razón para la inflamación" después del ejercicio, dijo Helen Blau, quien supervisó el experimento. "Es parte del proceso regenerativo y no es algo malo".

68512 548823275140709_1215698459_n

Fuente: Gretchen Reynolds

Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 05:32
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 05:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"