Correr en invierno: ¿Levantarse o dormir un rato más?

Con estos días, a nadie le da ganas, entonces cuando aparezca la lucha contra el despertador y las bajas temperaturas te ofrecemos un poco de motivación para salir a correr.

Una de las partes más difíciles de correr invierno es simplemente levantarse de la cama y salir por la puerta. Tan pronto como el despertador suena por la mañana, comienza la lucha mental: ¿levantarse o dormir un rato más? ¿Correr o tomarse el día libre? Del mismo modo, también es difícil para los que corren por la noche, salir por la puerta después del trabajo en la oscuridad y con frío.

Es difícil correr en la oscuridad, con mal tiempo y las frías temperaturas, pero como se suele decir, cuando las cosas se ponen duras, los duros se ponen en marcha.

Correr en invierno te llevará a desarrollar tu fortaleza mental y su juego. Terminar una carrera a pesar de las peores circunstancias meteorológicas es una inyección de confianza increíble, y que ayudará a conseguir que salgas a corre la próxima vez.

En la temporada de invierno correr en la oscuridad exige un cambio en tu perspectiva de entrenamiento. En lugar de centrarte en la física, como la distancia y el ritmo, el invierno puede ser un buen momento para centrarte en los aspectos mentales de la carrera. La definición clara de tu objetivo principal para tu entrenamiento te ayudará a determinar tu plan de entrenamiento de invierno. Puedes aplicar algunos de los consejos que aparecen a continuación para ayudarte a alcanzar ese objetivo.

1014367 10151480695775779 1897091740 n

CONSEJOS PARA CORRER EL INVIERNO

1. Considera seguir un plan de entrenamiento de tres días a la semana para minimizar el tiempo al aire libre. Se puede optar por complementar la carrera con el entrenamiento cruzado en el interior de dos o tres veces a la semana. La fuerza es clave para correr bien.

2. Registro de carreras. Utiliza rutas locales, más cortas para los objetivos de motivación a corto plazo. Se pueden utilizar los recorridos de bajo perfil y el trabajo de velocidad. Inscríbíte en tantas carreras como sea posible para mantenerte ocupado. Para un objetivo a largo plazo, considera inscribirte en una carrera más larga al final de tu ciclo de entrenamiento de invierno. Pensa en esta carrera como una recompensa.

3. Recluta a un compañero de carreras , ya sea un amigo o tu perro. O bien, anotate en un grupo de corredores o club. Sabiendo que te vas a reunir con alguien que también se levanta de la cama y sale por la puerta, no fallarás. ( Esto sólo funciona si tu compañero de running es tan comprometido como tú !) Unirse a un grupo de corredores te da la opción de varias parejas de entrenamiento en caso de que alguien no aparezca.

1098342 591133814242988_1159101694_n

4. Recorda diario de tu objetivo. Si tu meta está en una carrera más larga o hacerla más rápido, mejorar tu condición física, o perder peso, recordala con frecuencia. Podes pegar recordatorios en el espejo del baño, la heladera, en el coche o en tu bolso de entrenamiento.

5. Comprométete a estar en forma. Cuando se activa la alarma y aparece el argumento mental de la posibilidad de dormir más, o salir a correr ¿cuál va a ganar? Cada vez que te levantes y corras, reforza ese comportamiento. Cada vez que dormir gane la lucha ,no lo hagas. Hay que reforzar el comportamiento que deseas ganar.

6. Hace un "Plan de mal tiempo." Está bien para que tengas una alternativa en caso de hielo, aguanieve, u otras condiciones peligrosas. Decidí ahora cuál será ese plan B: cambiar los días de entreno, levantarse y hacer una sesión de ejercicios en casa, o ir al gimnasio y realizar un poco de yoga.

7. Siempre prepara la ropa para entrenamiento la noche anterior. Tene todo listo para salir a correr para que no sea necesario ni pensar. Si necesitas beber un café antes de salir, tener todo preparado también para que tardes lo mínimo.

8. Entrenar por la mañana. Algunos estudios muestran que los que practicar ejercicio por la mañana tiene una tasa de éxito mayor que los que lo practican por la tarde. Se cree que esto es debido a la falta de interferencia de las responsabilidades en las horas tempranas de la mañana. Reuniones después del trabajo, las responsabilidades con los niños, y otros compromisos son más propensos a aparecer por la tarde que temprano por la mañana.

9. Recompensas. Prepara algunas recompensas para ti mismo, tanto a corto plazo como a largo plazo. Considera la inclusión de masajes, pedicura, manicura, almuerzos o cenas fuera, o la compra de ropa nueva en un sistema de recompensas por completar tus planes de entrenamiento.

10. Invertí en ropa adecuada al clima. Tener el equipo adecuado para cualquier deporte es esencial, por lo que debes invertir en el la equipamiento de running apropiada que necesitas para cada estación.  Esto hará que salir a correr en clima frío sea mucho más tolerable.

IMG 2632

Fuente: Susan Paul

Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 02:44
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 02:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"