Se reavivó la interna de la CGT en medio de la campaña

La disputa política en el seno de la CGT recrudeció esta semana, con el retiro del sector de Luis Barrionuevo del Consejo Directivo y la posibilidad de que los renunciantes unan fuerzas con el grupo de "los Gordos" para crear una central obrera "paralela".

La movida busca restar poder a Hugo Moyano, quien tiene mandato por otro año y busca continuar como referente sindical ante el próximo gobierno.

En ese marco, se multiplicaron las voces oficiales y gremiales que hablan sobre una renovación de la cúpula de la CGT que impulsaría Cristina Fernández de Kirchner -en su eventual gobierno- lo que generó tensión entre el oficialismo y Moyano en plena campaña.

Por este motivo, Kirchner convocó al titular de la CGT el pasado miércoles a la Casa de Gobierno con la excusa de declarar "patrimonio histórico" al edificio de la sede de la calle Azopardo y utilizó el encuentro para poner paños fríos al conflicto.

Ocurre que el kirchnerismo procura que no se desate ninguna turbulencia en plena campaña electoral, por lo que, en la entrevista en la Casa Rosada, el Presidente ratificó su respaldo a la conducción que encarna Moyano.

El líder camionero accedió a la titularidad de la central obrera en 2004 cuando la entidad de la calle Azopardo se reunificó, luego de permanecer un tiempo fracturada entre la "oficial" comandada por Rodolfo Daer (de "los Gordos) y la "opositora" de Moyano.

No obstante, Moyano debió conducir la CGT unificada como parte de un triunvirato que compartía con Susana Rueda -del gremio de la Sanidad, representa a "los Gordos"- y José Luis Lingieri, hasta que en julio de 2005 fue ratificado como único secretario general en medio de una gran polémica.

Moyano, quien buscará la reelección el año próximo, basa su poder en la conducción del gremio de los camioneros -en la actualidad a cargo de su hijo Pablo-, que es el de mayor peso específico en la economía argentina.

Por otra parte, la corriente de "los Gordos" (los grandes gremios), -que el año pasado ya había dado un portazo idéntico al del barrionuevismo, también manifestando su descontento con los métodos de conducción de Moyano- está agazapado a la espera de retomar las riendas de la CGT.

La tercera facción es la que lidera el gastronómico Luis Barrionuevo, quien el último miércoles, en una nueva embestida contra Moyano, decidió retirar a su sindicato -y los de otros doce aliados- del Consejo Directivo de la central obrera, a fin de "vaciar de poder" al titular de la CGT.

Estos dos grupos opositores a Moyano coinciden en que el titular de la CGT "toma decisiones sin consultar con todos los gremios", y repudian el avance de los camioneros, alegando que les quitan los afiliados mediante "un encuadramiento ilegal".  

De todos modos, si bien existen algunas sintonías entre "gordos" y barrionuevistas, el hecho de que las mismas se materialicen en el nacimiento de otra CGT que desconozca la de Moyano, aún esta por verse.

"Ahora habrá que ver si se crea una CGT paralela", dio curso un dirigente ligado a "los Gordos" en declaraciones a la agencia Noticias Argentinas, luego de que Barrionuevo planteara esa posibilidad, al retirar a sus sindicatos de la cúpula cegetista.
Claro está que una jugada de estas características, requeriría del aval de Cristina, si es que finalmente decide romper relaciones con Moyano.
Opiniones (0)
23 de febrero de 2018 | 23:59
1
ERROR
23 de febrero de 2018 | 23:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve