Diferentes actividades y proyectos para los enfermos celíacos

Desde un proyecto de ley en Diputados hasta talleres de cocina en los departamentos del Valle, la enfermedad celíaca comienza a afrontarse con mejores herramientas. San Carlos y Tunuyán avanzan con diferentes iniciativas para alivianar los efectos de esta patología.

En el Valle de Uco se llevan adelante diferentes actividades relacionadas con la enfermedad celíaca. En San Carlos, desde principio de año se realizan talleres para celíacos, donde se brinda información práctica sobre la alimentación especial que deben llevar las personas con esta enfermedad.

El programa de talleres y actividades fueron implementados a partir de un convenio con Tunuyán, por el cual profesionales de este departamento, y con mayor experiencia (ya que venían realizando actividades con anterioridad), colaboran con los profesionales de San Carlos.

La enfermedad celíaca es una patología que se produce cuando el cuerpo de una persona se sensibiliza al gluten, que es un componente que se encuentra en algunos cereales.

El gluten, que en realidad es una proteína, puede encontrarse en cuatro cereales muy frecuentemente consumidos en la alimentación básica de niños y también de los adultos: el trigo, la avena, la cebada y el centeno.

Como manifestaciones habituales de la enfermedad, se observan diarreas de larga duración, irritabilidad, distensión del abdomen y mal progreso del crecimiento, aunque en algunos chicos puede presentarse sin síntomas.

Es por eso que la enfermedad puede ser diagnosticada a cualquier edad, incluso en la adultez, ya que previamente pudo no haber manifestaciones. Sin embargo, la edad más habitual de aparición de la enfermedad es entre los 6 y los 18 meses de vida.

El tratamiento de la enfermedad celíaca consiste en eliminar totalmente de la alimentación los cereales que contienen gluten, es decir el trigo, la avena, la cebada y el centeno. Es por eso que se pueden comer sin inconvenientes otros cereales como el arroz y el maíz, y reemplazar alimentos que habitualmente se preparan con harina de trigo por otras harinas.

Como el control de la enfermedad consiste básicamente en la alimentación, los talleres municipales apuntan a enseñar a cocinar. La idea, según Alejandro Morillas, médico pediatra y a cargo del área de Desarrollo Humano y Salud de San Carlos, es enseñar a los enfermos y a sus familias a elaborar alimentos variados y sanos, casi una dieta estricta pero “no tan aburrida”.

Paralelamente, esta semana en la Cámara de Diputados se aprobó el proyecto de ley por el cual se crea el Programa de Detección y Control de la Enfermedad Celíaca.

Entre las funciones que desarrollará el programa se menciona la creación y difusión del Programa Provincial de Detección, Diagnóstico, Control y Asistencia Integral, a fin de contribuir al hallazgo temprano de la enfermedad y cumplimiento del tratamiento.

También, fortalecer el laboratorio de bromatología de la Provincia para mejorar la verificación de aquellos emprendimientos que producen alimentos libres de gluten, con la adquisición de maquinaria idónea para esa tarea y, crear un Registro Unico de Pacientes Celíacos.

La ley también contempla crear el Registro de Productos de Consumo Humano Aptos para Celíacos, con la finalidad de su exhibición en farmacias y supermercados; divulgar en que consiste la enfermedad; implementar un sistema de coordinación con las distintas jurisdicciones municipales; estimular el desarrollo de la Producción Alimenticia local de productos aptos para celíacos; impulsar la generación de políticas de abastecimiento alimentario en los espacios locales de cada comunidad, a fin de garantizar la accesibilidad de toda la población creando centro de provisión y compra regional; promover la organización de Redes Sociales para posibilitar el intercambio dinámico entre sus integrantes y con los otros grupos sociales para potenciar los recursos que posea.

La legislación impulsada por Diputados también dice que será obligatorio para las empresas que fabriquen y/o expendan productos alimentarios, denunciar la presencia o ausencia de gluten en su composición nutricional en el etiquetado, rótulo nutricional, venta y publicidad de los mismos.

Los expendedores de alimentos de todo tipo, sean estos restaurantes, bares y confiterías; establecimientos escolares, guarderías, comedores infantiles, secundarios y universitarios, como así también kioscos escolares, comedores comunitarios, medios de transporte de larga distancia, aeropuertos, estaciones terminales, establecimientos de salud, hospitales, geriátricos, institutos de menores, cárceles, institutos para internados, de jurisdicción provincial deberán ofrecer en su menú por lo menos una opción apta para celíacos.

Y se garantizarán las prácticas diagnósticas de laboratorio gratuitas en hospitales públicos provinciales e incentivarán las mismas en centros privados y, se conferirá una asignación especial a empleados públicos que pase a ser pasivo o jubilado.

Todas estas actividades y programas apuntan a lograr que las personas con la enfermedad celíaca puedan tener una mejor calidad de vida.
Opiniones (0)
18 de febrero de 2018 | 04:59
1
ERROR
18 de febrero de 2018 | 04:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve