Prevenir o curar el dolor de espalda producido por el running

El dolor de espalda es uno de los problemas físicos más comunes entre deportistas e incluso entre la población sedentaria. Algunos consejos para prevenirlo.

 La espalda está separada por tres zonas, la cervical (la que está más arriba), la dorsal (en la parte media) y por último la lumbar en la zona baja de la espalda. Esta suele ser la que más afecta a los corredores, lo importante es saber el origen de dicho dolor. Este puede venir provocado por diferentes causas problemas posturales, debilidad de la musculatura del core, mala técnica de carrera, calzado inadecuado.

¿Cómo evitar el dolor lumbar al correr?

Primeramente hay que saber que aunque nuestra técnica de carrera sea buena, nuestras zapatillas las idóneas y muscularmente estemos bien trabajados, hacer un deporte impacto (por leve que sea), repetidamente y durante un largo período de tiempo, seguramente no sea lo mejor para nuestro cuerpo. Sabiendo esto podemos hacer muchas cosas para poder prevenir o sanar ese dolor producido por correr. lo importante es saber porque se produce. 

59208 562965963747658_686627751_n

Si sufrimos esta dolencia y hemos descartado otras causas como dormir con un colchón y/o almohada viejos o no adaptados a nuestro cuerpo, malas prácticas posturales, obesidad o incluso problemas genéticos deberemos revisar como corremos. Ser conscientes de cómo nos movemos en el espacio es fundamental a la hora de llevar una buena postura durante la carrera. Ir erguidos colocando nuestro centro de gravedad correctamente evita los posibles dolores o lesiones.

Básicamente el error más común es la entrada del pie de apoyo que normalmente se hace con el talón, así cargamos aún más la zona lumbar. Lo ideal sería entrar con la parte delantera del pie que nos ayudará a conseguir una postura más eficiente en carrera.

El trabajo muscular en las zonas lumbar, abdominal y todo el tren inferior es básico para evitar esta dolencia. La musculatura que forma parte de la zona media de nuestro cuerpo, especialmente la que se encuentra en una zona más profunda tiene una función estabilizadora y de sostén. Por lo tanto si trabajamos los abdominales y los lumbares veremos cómo sufrimos menos el impacto de la carrera. También tendremos en cuenta nuestras piernas. Cuádriceps, isquios, gemelos, tobillos...sufren en mayor o menor medida el desgaste de tanta carrera. Ese desgaste nos puede provocar ciertos cambios en nuestra técnica y eso afectará a nuestra lumbar.

Shutterstock 106904186 600 px

Por último el calzado con amortiguación puede ser una ayuda a la hora de no sentir dolor. Ya que unas zapatillas defectuosas o desgastadas pueden provocar nuestro dolor de espalada. Aun así el calzado no es tan importante como aprender una técnica de carrera correcta que nos será mucho más útil. Estirar concienzudamente la zona lumbar después de correr también puede ayudarnos a disminuir dichas molestias.

 

Opiniones (1)
22 de agosto de 2018 | 05:04
2
ERROR
22 de agosto de 2018 | 05:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pasa el link rufián
    1