Correr de día o de noche, ¿qué es mejor para el organismo?

Uno de los aspectos que despierta más controversia entre los especialistas. El frenético ritmo de vida actual impide planificarse y sacar tiempo para hacer deporte.

 No obstante, cada vez más son más los que no perdonan sus 30 o 40 minutos de ‘running', al menos tres días a la semana, "para desconectar y sentirme bien", dicen. Correr está de moda, nada más hay salir una mañana o una tarde a los paseos marítimos de la provincia para comprobarlo, o ver las líneas de salida de las cada vez más numerosas pruebas deportivas que hay a lo largo y ancho de toda la geografía malagueña. Ahora bien, ¿cuándo es más adecuado correr, por la mañana, por la tarde o por la noche?

Los expertos no se ponen del todo de acuerdo, en cualquiera de las tres franjas horarias hay partidarios y detractores. A continuación te damos algunas de las claves. En todo caso, al margen de la franja horaria elegida, los especialistas resaltan la importancia de controlar también la alimentación y especialmente el descanso, como ingredientes imprescindibles para conseguir mayores resultados.

Shutterstock 103383071

Los detractores del ‘running' mañanero sostienen que en las primeras horas del día la temperatura corporal es más baja, lo que provoca mayor rigidez muscular. Por tanto, es bastante difícil entrar en acción, de forma que los primeros kilómetros cuestan más. Al mismo tiempo, la capacidad pulmonar es también algo inferior, independientemente del nivel del corredor. Por este motivo, es muy probable que la sensación de esfuerzo es, a menudo, más fuerte por la mañana que al final de la tarde. A esto se suma que las reservas de glucógeno (energía) se han empezado a consumir durante la noche, por lo que incluso si se toma un desayuno equilibrado antes de empezar a correr, el organismo tendrá menos reservas por la mañana y se cansará más rápidamente.

En todo caso, y a pesar de estos condicionantes, el entrenamiento a primera hora del día es una excelente forma de empezar la jornada y de prepararse para las horas de trabajo. Correr por la mañana también es un ejercicio que contribuye a una buena salud mental. Además en esta franja horaria, entre las 9.00 y las 10.00 horas, tienen lugar la mayoría de las salidas programadas en pruebas populares, por lo que si el horario laboral lo permite, es perfecta para prepararse de cara a estas citas, que se celebran normalmente los fines de semana.

Por su parte, muchos corredores salen a correr al mediodía, antes o después de comer, con el objetivo de no reducir el tiempo de ocio tras la jornada laboral. En esta franja, entre las 13.00 y las 16.00 horas, el organismo, sin llegar a estar en su pico máximo, tiene mejor rendimiento que a primera hora de la mañana, según opinan los expertos. Entre las ventajas de esta franja horaria destacan que deja más tiempo al organismo para digerir los entrenamientos constantes, aumentando el ritmo cardíaco, de forma que facilita conciliar el sueño por la noche. Las sesiones de mediodía, a menudo, son más concentradas, porque el nivel de cansancio general es menos elevado que tras una jornada completa de trabajo.

10168106 10152016456095779 5799947877618028109 n

Sin embargo, hay especialistas que se inclinan claramente porque el mejor momento del día para realizar una actividad física intensa es la mañana. "Nuestro reloj interno está sincronizado con el exterior gracias a la luz, la hora de la comida y el ejercicio. Asocia la actividad con la mañana. Si haces deporte por la noche, le mandas una señal contradictoria. Ve que no hay luz, pero percibe que estás muy activo y dispara las hormonas matutinas, lo que retrasa y dificulta el sueño", según explica la doctora Marta Garaulet, catedrática de Fisiología y Nutrición de la Universidad de Murcia y profesora visitante en la Universidad de Harvard (EE UU).

Los expertos parecen coincidir que entre las 17.00 y las 19.00 horas es cuando el organismo es más eficiente. Según numerosos estudios efectuados a practicantes de ‘running', aunque también a nadadores y ciclistas, el rendimiento aumenta de un 5% a un 10% a última hora del día, coincidiendo con esta franja horaria. Por tanto, la opinión más generalizada es que conviene entrenar, cada vez que sea posible, antes de cenar. A esto se suma que es muy probable que sea difícil motivarse para salir a correr al final del día. "Se ha constatado que los corredores matinales son más asiduos al entrenamiento que los corredores que prefieren la segunda mitad del día", asegura otro experto.

Como recomendación general, los preparadores físicos sostienen que es fundamental "no obsesionarse" con los horarios y olvidarse de las expectativas de entrenamientos en condiciones ideales y de logros en progresión constante. "Por la mañana, a mediodía o a última hora de la tarde: un kilómetro siempre equivale a 1.000 metros. ¡Debe prevalecer siempre la satisfacción de correr! Es aconsejable no marcarse un horario estricto, ni tampoco un recorrido, de entrenamiento. Haciendo trabajar al organismo de forma distinta y constante se consiguen progresos más regulares", añaden.

No 1

Fuente: Eugenio Cabezas

Opiniones (0)
20 de mayo de 2018 | 10:12
1
ERROR
20 de mayo de 2018 | 10:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"