Las ocho peores cosas que puedes hacer después de entrenar

Toma nota de la lista de los errores más comunes que cometemos tras hacer ejercicio.

COMIDA CHATARRA

Si el objetivo es perder grasa ¿por qué tentarnos por ella,  tras intentar combatirla? Hincharse de fritos y azúcar es la manera más sencilla y directa de arrojar al tacho de la basura todo el esfuerzo que hemos hecho durante una hora de ejercicio.

1200food1 1000x600

FUMAR

Puede que sea, con diferencia, lo peor que le podemos hacer a nuestro cuerpo. El daño es todavía mayor después de hacer ejercicio porque nuestro sistema respiratorio está todavía más abierto a la porquería que se inhala con cada calada.

Fumar

DUCHARTE CUANDO SEGUIS SUDANDO

Si nos duchamos luego de haber terminado nuestra sesión, probablemente seguiremos sudando tras ducharnos. Lo más recomendable sería cambiarnos de ropa, para evitar quedarnos fríos, y estirar antes de ponernos bajo la ducha.

Maxresdefault

NO ESTIRAR

Todos tenemos prisa. Pero, después de someter a nuestros músculos a una agotadora sesión de ejercicio, no queda otra que dedicar diez minutos a estirarlos. El trabajo de flexibilidad es esencial para no terminar como Robocop.

Estirar

NO HIDRATARTE

Recuperar el líquido perdido por la sudoración es el primer mandamiento a cumplir antes, durante y después de hacer deporte. Beber agua es la opción perfecta. Tras esfuerzos más intensos y prolongados es aconsejable tomar bebidas isotónicas para reponer los electrolitos.

Agua

OLVIDARTE DE LAS PROTEÍNAS

Nuestros músculos necesitan nutrientes para tonificarse y enfrentarse a los desafíos físicos a los que les sometemos. Si queremos optimizar nuestras sesiones en el gimnasio, lo más indicado es reponer fuerzas con proteínas de calidad e hidratos de carbono integrales.

TOMAR BEBIDAS ENERGÉTICAS

¡No confundir con las isotónicas! Las bebidas con altos niveles de cafeína o taurina están desaconsejadas tras la práctica deportiva. No queremos ponernos como motos, sino recuperar el líquido perdido. Estas sustancias excitantes que contienen hacen que nos suban las pulsaciones.

NO MOVERTE EL RESTO DEL DÍA

Una hora de actividad física -aunque sea intensa- no es un pasaporte que nos dé vía libre para pasarnos el resto del día sin despegar el trasero de la silla. Si tenemos que trabajar, la mejor opción sería plantearse una recuperación activa durante lo que queda de la jornada: caminar, subir escaleras, etc.

Shutterstock 164151236


Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 03:04
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 03:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"