Pedalear aumenta el deseo sexual

Estudios, señalan que 40 o 60 minutos de ejercicio moderado, como ir en bici, pueden aumentar considerablemente la producción de testosterona en el organismo.

Claramente, los cambios propiciados por el ejercicio pueden afectar el interés por las relaciones sexuales.

Entre las investigaciones, hay quienes expresan que mantener relaciones no sólo no reduce el rendimiento deportivo, sino que incluso, lo mejoran.

Involucrada en este mayor rendimiento físico producido por las relaciones sexuales, se encuentra la hormona testosterona, hormona sexual encargada de aportar los caracteres físicos masculinos, entre ellos, la vellosidad, la voz, el desarrollo muscular, entre otros.

1449961364

La testosterona, más allá de cumplir un rol fundamental en la reproducción debido a que estimula la espermatogénesis, tiene la capacidad de intervenir en el metabolismo proteico, en el crecimiento muscular, incrementa el depósito de fosfocreatina y la síntesis de glucógeno muscular. También estimula y genera agresividad.

Condones 02

Además, la hormona varía junto a los entrenamientos deportivos, ya que se eleva al iniciar la actividad y alcanza su punto máximo tras los 30 o 40 minutos. Después se inicia el descenso alrededor de los 90 minutos de haber iniciado el entrenamiento, momento en el cual, el rendimiento físico también disminuye.

Pasados los 40- 60 minutos, los niveles de testosterona en sangre se restablecen y se puede iniciar otra etapa de entrenamiento.

Otros estudios han demostrado que los ejercicios cortos e intensos, favorecen los niveles de testosterona en sangre, sin embargo, los ejercicios extenuantes y prolongados reducen notablemente los niveles de la hormona.

En Italia se relacionó, específicamente en una investigación, el sexo y las competencias deportivas, siendo el resultado que las relaciones sexuales antes de las competencias estimulan la producción de testosterona y por ello, aumenta la potencia de los atletas.

También se sabe por un estudio israelí que las mujeres deportistas incrementan su rendimiento deportivo conjuntamente al número de orgasmos. Entonces, podemos ver que la testosterona se incrementa en sangre con las relaciones sexuales y con algunas modalidades de entrenamiento físico. Pero lo que importa aquí es que si mantener relaciones sexuales incrementa los niveles de testosterona, a través de ésta se mejora el rendimiento físico, la potencia y la agresividad en deportistas de ambos sexos.

F564c1422f75d8af61b6191b15b3db80 XL

Cabe aclarar que las relaciones sexuales beneficiosas para el deporte son aquellas que se ocasionan en circunstancias controladas y con una pareja estable, las cuales sólo ocasionan un gasto de 100 calorías aproximadamente y no implican un agotamiento físico. Lo que no se aconseja desde el punto de vista profesional, es el uso de productos sintéticos o suplementos de testosterona debido a que son considerados drogas prohibidas en el deporte y pueden ocasionar efectos adversos considerables.

Desde el punto de vista científico podemos acabar a los mitos y creencias que rondan este tema y afirmar que, por cambios hormonales, mantener relaciones sexuales antes de las competencias mejoran el rendimiento deportivo.

Un estudio entre 250 hombres y mujeres realizado en la Universidad de California reveló que aquellas personas que realizan ejercicio físico un promedio 40 minutos diarios tienen el doble de actividad sexual y aproximadamente el doble de deseo sexual que aquellas personas que dedican 20 minutos diarios a ejercitarse en disciplinas como caminar o correr, y ya no digamos en comparación con los que llevan vida totalmente sedentaria.

Qé decir del famoso estrés que tanto nos persigue. Este elemento juega un papel central y afecta de manera clara al deseo sexual tanto en hombres como en mujeres. El estrés que afecta a la líbido tiene su origen en la depresión, ansiedad, sensación de culpabilidad o en las preocupaciones de una persona sobre su propia imagen, tanto intelectual como corporal.

A woman_on_a_bicycle_man_pushing_her_uphill_27590


Además de promover un estilo de vida menos contaminante para el medio ambiente, andar en bici tiene beneficios para tu salud y a continuación te describimos seis de estos:

1. Reduce el riesgo de infarto

Un estudio del Centro de Salud de la Universidad Alemana del Deporte reveló que las personas que montan bicicleta reduce el riesgo de infarto en un 50%, ya que el ritmo cardiaco aumenta y la presión arterial disminuye, lo que también ayuda a reducir el colesterol negativo y los vasos sanguíneos aumentan su flexibilidad.

2. Ayuda a bajar de peso.

Usar la bicicleta permite quemar hasta 300 calorías en media hora de pedaleo a ritmo tranquilo. Según la Escuela de Salud Pública de Harvard, andar en bicicleta tan sólo durante cinco minutos al día puede ayudar a las mujeres a evitar el aumento de peso mientras llegan a la edad madura.

3. Protege las articulaciones.

A diferencia de otras actividades como correr o saltar, al usar la bicicleta, alrededor del 70% del peso del cuerpo es amortiguado por el asiento, con lo que las articulaciones y los cartílagos no soportan cargas pesadas mientras se ejercitan.

4. Reduce el dolor de espalda.

Andar bicicleta fortalece y mantiene la columna vertebral protegida de vibraciones y golpes. Además al tener una buena postura mientras se pedalea, ayuda a que los músculos de la espalda tengan una tensión natural y estabilicen el tronco.

5. Ayuda a dormir mejor

Usar la bicicleta estabiliza el ritmo bilógico del cuerpo y reduce los niveles de cortisol, la cual es la hormona relacionada con la tensión que dificulta tener sueño profundo. Un estudio de la Universidad de Medicina de Stanford encontró una reducción en el tiempo para quedarse dormido y un aumento en el sueño nocturno en quienes pedalearon.

Mtbconyugal

Fuente: Universidad de California / Ciclografía / Sinaloa



Opiniones (0)
25 de junio de 2018 | 17:40
1
ERROR
25 de junio de 2018 | 17:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"