Subí el cerro arco y no morí en el intento

El conocido cerro precordillerano se encuentra ubicado a unos 14 kilómetros de la capital mendocina. Es famoso por la cantidad de gente que sin importar la época de año, sube hasta su cima. Yo lo hice y te cuento todo acerca de esa experiencia.

¡Recibí nuestro Newsletter!
Enterate de promociones, sorteos y los mejores consejos para hacer tus viajes mucho más placenteros y económicos.

 La aventura comienza desde la base, allí se encuentra un estacionamiento para autos y un pequeño puesto donde los dueños se dedican a atender a los visitantes, vendiendo bebidas y realizando las reservas para el almuerzo o cena, que uno al finalizar el recorrido puede disfrutar.

Pasadas las 19 horas, de una tarde de verano, comenzamos a recorrer un camino de piedras bastante ancho y que al mirar hacia arriba se perdía entre los cerros. Íbamos bien equipados como nos dijeron que fuéramos: con zapatillas y ropa deportiva, gorro, una mochila donde pusimos nuestras pertenencias: celulares, agua, billetera y linternas. Me parece importante resaltar que, el circuito, aunque sea de tierra está bastante cuidado y facilita el acceso a cualquiera. Sin necesidad de grandes equipos, se puede subir sin inconvenientes.

Ese día, era muy importante el número de personas que había, ya que se cumplían los 28 días del ciclo lunar y era una noche de luna llena. Cuando se hicieron las 20.30hs el camino comenzó a apagarse y la poca luz del sol se diluía entre nuestros pasos. Seguimos nuestro rumbo, ya con las linternas encendidas y escuchando los ruidos de la montaña, para mí muy atrapantes. Al parecer la gente se compenetra con el ambiente y se puede notar que todos los caminantes bajan el tono de voz, o la misma se pierde ante la inmensidad del paisaje, quedando sólo algunos murmullos de charlas, aunque de vez en cuando se escucha alguna que otra risa salvaje.

La combinación de actividad física y aire libre me parece alucinante. El contacto con la naturaleza, a medida que se avanza por el camino, es cada vez más fuerte. 

"Caminante no hay camino, se hace camino al andar" cada uno tiene una experiencia distinta y disfruta más de algunas cosas, yo personalmente cada vez que realizo la experiencia, vuelvo a vivir algo nuevo. Cada época del año, el día y la hora, hacen la peculiaridad de la actividad.

A las dos horas de caminata, llegamos a la cima... cansados y agitados, nos sentamos en unas rocas a contemplar la vista de la ciudad. Una tremenda decepción nos inundó cuando mirábamos el cielo y la luna no se veía. Esperamos media hora, pero la luna seguía sin aparecer.

El mejor momento llegó cuando casi pisando las 22hs, el cielo nublado se empezó a despejar y dio paso a una espectacular vista -una enorme luna amarilla, rodeada de las luces de la ciudad- era el momento justo para observar la belleza de la luna... todos los espectadores sacaron sus cámaras para capturar esa preciosa vista. Yo también lo hice...

El cerro arco

 

En las fotos no se puede apreciar tanto como en la realidad, de todas formas, se nota la intensidad de la luna y la gran vista a la ciudad.

El descenso fue de aproximadamente una hora y cuarto, es mucho más rápido que la subida -aunque no significa que cueste menos- porque al estar cansados, las piernas pierden la fuerza del principio y hay que tener mucho cuidado de no pisar mal porque existen riesgos de resbalarse y caer. Ni hablar del hambre que ya se empieza a sentir con más fuerza y las ganas de llegar a la base y sentarse a disfrutar del asado.

Cuando finalizamos el trayecto, nos ubicamos en una mesa del puesto, donde nos sirvieron la cena, acompañada de vino, ensaladas y postre. Mientras comíamos, empezaron a repartir números para un sorteo. Los premios eran bastante interesantes: botellas de vino, dulce artesanal, aceite de oliva, y demás cosas del lugar. Pero mi suerte no me acompañaba ese día, por lo que no gane nada.

Para resumir, esta fue mi experiencia en el cerro arco, recomiendo la actividad a cualquiera que le guste hacer ejercicio y probar cosas nuevas. EXPERIENCIA APROBADA!

A continuación, algunas fotos del cerro:

cerro arco

Cerro de noche


cerro de día

Opiniones (3)
22 de abril de 2018 | 05:55
4
ERROR
22 de abril de 2018 | 05:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Subir un cerro por un camino para autos? No lo entiendo. Se toma la quebrada del arroyo (30/40 min.), llegás a la antigua represa (sólo quedan vestigios, algunas piedras identificables), comienza la trepada (desde allí, la cumbre se ve a la derecha), hay sendero en toda la cresta hasta la cumbre. Tranquilo 1 y 1/2 h. El auto lo dejás en El Challao. Y si tenés tiempo y ganas (y agua), desde la cumbre seguís el sendero (sin abandonar la cresta) hacia el Gateados (2100 msm.). Challao - Gateados - Challao, excursión de un día.
    3
  2. Hola, podrias explicar como se llega, horarios, hay que ir con algun guia, alguna recomendacion. Gracias, muy buena nota.
    2
  3. vale la pena subirlo, es un esfuerzo para alguien que no esta en forma, pero con pasos cortos y algun descanso vas a llegar sin problemas, par de horitas para hacer algo diferente y de paso un ejercicio muy bueno. Luego en la base podes tomar y comer algo.
    1