Romanín afirmó que en Santa Cruz se pretende "acallar la voz del pueblo por la fuerza"

"La metodología de querer acallar al pueblo por la fuerza está instalada en la provincia y se profundiza día a día", señaló mediante un comunicado el obispo de Río Gallegos, Juan Carlos Romanín.

El obispo de Río Gallegos, Juan Carlos Romanín, aseguró esta noche que "la metodología de querer acallar al pueblo por la fuerza está instalada en Santa Cruz", en el marco de una marcha en rechazo a los incidentes ocurridos por la mañana en Caleta Olivia.

Si bien el purpurado no asistió a la convocatoria de la Mesa de Unidad Sindical, en un comunicado que se leyó durante la concentración, Romanín remarcó: "Un nuevo dolor por la represión nos indigna y nos convoca".

"La metodología de querer acallar al pueblo por la fuerza está instalada en la provincia y se profundiza día a día", señaló el texto escrito por el obispo y leído ante unas 600 personas.

La marcha por el centro de Río Gallegos se realizó en simultáneo con otra movilización -más numerosa- desarrollada en la localidad de Caleta Olivia, donde por la mañana se produjo el desalojo violento de trabajadores que protestaban sobre las rutas.

Ambas manifestaciones reclamaron la "renuncia del ministro de Gobierno local, Pablo González, y el retiro de la Gendarmería de toda la provincia".

Previamente, integrantes de la Mesa de Unidad Sindical de Santa Cruz y vecinos de Río Gallegos habían marchado por el centro de la ciudad hasta concentrarse en la intersección de las calles Roca y San Martín, donde se desarrolló el acto central.

La mesa de unidad sindical está compuesta por dirigentes de los gremios ATE, docentes, judiciales y municipales entre otros.
Opiniones (0)
19 de febrero de 2018 | 19:13
1
ERROR
19 de febrero de 2018 | 19:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve