Se convirtió en runner olímpico por casualidad

Un maratonista descubrió un día que estaba en la lista de Grecia para los Juegos de Río.

 Michalis Kalomiris es un abogado griego al que le gusta salir a correr. Tiene condiciones y desde hace cuatro años, después de una lesión había decidido entrenar un poco más fuerte para mejorar sus marcas, la obsesión de todo runner. Un día, a principios de mayo, estaba curioseando por una página web especializada en atletismo cuando vio la lista de los maratonianos seleccionados para disputar los Juegos de Río. De repente, saltó de la silla. Su nombre estaba allí.

Kalomirsunknowingly qualifies


Aquel corredor no entendía nada. Hasta que se lo explicaron. El 22 de marzo del año pasado había ido a correr el maratón de Roma. Iba bien preparado, pero sus objetivos era mucho más modestos que lograr la mínima olímpica (2:19.00). Kalomiris empezó a correr y pasó el kilómetro cinco en el puesto trigésimo segundo. Aquel día el tiempo no acompañó. Hacía frío y llovía sobre la ciudad eterna. Así que muchos de los favoritos se rindieron, quizá esperando gastar el cartucho en otro domingo más propicio.

Kalomiris pasó el medio maratón en el puesto 18 y en la segunda mitad de la carrera mejoró diez puestos. El atleta griego cruzó la meta en una sorprendente octava posición, pero su tiempo, 2:29.30, excelente para un runner, estaba muy lejos de la elite y a más de diez minutos de la mínima olímpica.

Lo que no sabía este abogado que trabaja en un bufete de Atenas, que sale a correr bien temprano o cuando acaba su jornada laboral, y que siempre viaja con unas zapatillas en la maleta, es que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) contemplaba una cláusula, que aquellos atletas que acabaran entre los diez primeros en uno de los maratones con la Etiqueta de Oro podrían disfrutar de una de las tres plazas que puede apurar cada país para las pruebas de atletismo de los Juegos Olímpicos.


La decisión creó cierta molestia entre los mejores corredores griegos, que recordaban que Kalomiris solo había podido ser quinto en el campeonato nacional. Pero, a cambio, miles de runners griegos aplaudieron esta oportunidad que suponía un sueño para todo ellos. Grecia es otra de esas naciones en las que en el running se ha expandido por todo el territorio. En 2005 solo participaron 800 corredores griegos en el maratón de Atenas; el año pasado ya eran 7.500.

Michalis Kalomiris, de 29 años, viajó a Río y este domingo tomó la salida solo un poco por detrás de los atletas de elite que ganaron la maratón: Kipchoge, Lilesa o Rupp, los tres fenómenos que subieron al podio. El abogado, que recibió permiso en el estudio para dedicar tres meses a preparar la carrera, llegó a la meta en el puesto 132 con un tiempo de 2:27.03, a casi media hora del ganador, el mejor maratoniano del momento, y a siete minutos y medio de Hristoforos Merousis, el primer griego. Spiridon Louis estaría orgulloso de él.


kalomirismaratonkTSU202396629216GLD575x323RC a8f55ff9

Fuente: Fernando Miñaña

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 18:45
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 18:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"