La Maratón Olimpica de Rio: correr en el infierno

En la prueba femenina de los 42,195 kilómetros, hubo 24 abandonos y varios desmayos, los organizadores y la IAAF permitieron que se largase a las 9.30, con 30 grados.

Jamás en mi vida corrí una carrera en condiciones tan extremas", dijo Viviana Chávez, atleta argentina quien debutó en unos Juegos Olímpicos, al igual que Rosa Godoy. Marita Peralta abandonó en el kilómetro 19 por una tendinitis en su tobillo derecho.

Rosa Godoy Juegos Olimpicos Rio CLAIMA20160814 0142 17

A la inmensa mayoría de los mortales les parece de una insanía absoluta ver cada vez más maratonistas aficionados en las calles de sus ciudades. Es lógico: correr 42,195 kilómetros demanda un entrenamiento específico y exigente, para que a la hora de la verdad el cuerpo no quede para colgarlo en un perchero. Ahora bien, los maratones se largan temprano por la cantidad de horas que demandan completarlos y para que la temperatura no suba demasiado y fatigue de más a los participantes. Muy distintos son los Juegos Olímpicos o los Mundiales, donde el interés primario es el del espectáculo televisivo y no la salud de los competidores. Se vio este mediodía en Río de Janeiro 2016.

El Comité Organizador y la IAAF se prestaron a largar a las 9.30 un maratón femenino que comenzó con 157 participantes y terminó con 24 abandonos y varios desmayos en la línea de llegada en el Sambódromo. La humedad y los 30 grados de temperatura, con un sol que rajaba al asfalto, condicionaron la prueba y afectaron a las competidoras. Donde después de la largada hubo "escolas do samba" animando al público calcinado bajo Febo, dos horas y media despuéshubo lipotimias, deshidrataciones y festejos por al menos haber llegado en pie.

Maraton mujeres Juegos Olimpicos Rio CLAIMA20160814 0147 28


"Hoy vas a ver la implosión de la elite mundial, porque muchas no van a llegar o van a caminar. Con suerte las 15 mejores van a terminar contentas", le había adelantado Leonardo Malgor a Clarín antes de la largada. El entrenador avezado había estudiado el circuito hacía meses y preveía que las condiciones serían complicadas. Y vaya si lo fueron.

"¡Ay, por Dios! Jamás en mi vida corrí una carrera en condiciones tan extremas. Desde el kilómetro 6 comencé a ver chicas abandonando. Yo procuré hidratarme y mojarme a cada rato para no sufrir ese calor. Pero un día así es imposible correr", le comentó Viviana Chávez a Clarín, luego de finalizar 125ª con un tiempo de 3h03m23.

-¿Cómo manejaste mentalmente la exigencia de la prueba?

-Como venía con una molestia en un talón desde el kilómetro 15, llegar terminó siendo mi objetivo. En esta carrera podía pasar cualquier cosa. Me propuse terminar, aunque fuera en tres horas y media. Sufrí mucho, pero llegué. Ya está, soy olímpica.

14046100 10154514167884617 377060270244171815 n

María de los Angeles Peralta era la contracara de Chávez, porque debió abandonar a mitad de camino por el dolor de una tendinitis en su tobillo derecho, que arrastraba desde su preparación en Paipa, Colombia. Ella también habló sobre el porqué del horario de largada del maratón. "En un Mundial o unos Juegos Olímpicos, se fijan en que sea un espectáculo para la gente y que pueda televisarse al mundo.No quieren que se logre un récord. En el Mundial de Moscú 2013 largamos a las 14, con 35 grados. Nosotros siempre elegimos maratones que se largan a las 7, con una máxima de 14 grados, así que imaginate lo que esto. Lo mío no fue el calor. Quise arriesgar, porque yo me gané mi lugar en este maratón, pero tuve que parar", dijo la marplatense, quien en Río de Janeiro se convirtió en la única argentina en competir en dos maratones olímpicas, ya que su debut había sido en Londres 2012.

Rosa Godoy llegó 110ª, con un tiempo de 2h52m31, y haber corrido antes en Río le permitió adaptarse bien al clima. "No sentí el calor, pero tuve calambres desde el kilómetro 26 que no me dejaron seguir al ritmo que venía -contó-. Son cosas que pasan. Me podría haber ido peor, pero me mantuve porque pensé en positivo y en cruzar la meta. Hoy puedo decir que soy olímpica".

Historias para contar hubo de sobra. Jemima Sumgong se convirtió en la primera keniata en llevarse el oro en el maratón olímpico, con 2h24m04. Las trillizas estonias Lily, Leila y Liina Luik, de 30 años, divirtieron a los fotógrafos con un bailecito simpático, por más que la última haya abandonado a los 20 kilómetros. La saudita Sarah Attar llegó 132ª luego de correr durante 3h16m11 con todo el cuerpo cubierto, bajo un calor indomable. Y Clarín vio llegar caminando a la portugesa Sara Moreira, campeona europea de medio maratón, al puesto de hidratación que marcaba los kilómetros 15, 25 y 25 luego de haberse retirado en el por un dolor en la pierna derecha.

El centro de Rio de Janeiro colapsó por las calles y la costanera cortada por el maratón femenino. Lo mismo sucederá el domingo 21, cuando correrán Mariano Mastromarino, Luis Molina y Federico Bruno."Vayan viendo lo que esto para la semana que viene", les dijo a Malgor a los dos primeros. Ellos, en lo único que piensan, es que el asfalto no vuelva a convertirse en un infierno.

Jemima Sumgong Juegos Olimpicos Rio CLAIMA20160814 0143 17

Fuente: Clarin

Opiniones (0)
25 de junio de 2018 | 02:23
1
ERROR
25 de junio de 2018 | 02:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"