El lado nocivo de los alimentos "sanos"; comidas tramposas

A pesar del marketing y las modas, especialistas ponen bajo la lupa a las gaseosas light, al salmón y a los cereales. Alimentos que se llaman saludables y no lo son.

 Según un estudio del diario The New York Times casi todo el mundo considera saludables las manzanas, la avena y las verduras como coliflor o brócoli. Esta encuesta refleja que para el público, la granola, el aceite de coco y las bebidas light son más beneficiosas de lo que dicen los especialistas. Por el contrario, alimentos que los nutricionistas consideran como muy sanos, como la quinoa, el tofu, el sushi, el humus y los camarones, no son tan tenidos en cuenta por los consumidores.

La idea que tenemos sobre los alimentos -estimulada por modas, tendencias, marketing y prejuicios- a veces difiere de lo que verdaderamente nos ofrecen. Verduras, frutas y agua tienen una fama bien ganada y no hace falta ser nutricionista para confiar en sus propiedades. Pero otros productos de buena reputación no siempre son del todo beneficiosos para la salud. ¿Desayunar cereales es realmente sano? ¿Los jugos de fruta son una fuente de vitaminas? ¿Las bebidas light son simplemente "menos peores" que las comunes?

Good runner eating

El caso del salmón sirve como ejemplo paradigmático. Hasta no hace mucho tiempo era un "indiscutido" de la mesa de la clase media sana, quizás por su "virtud de ser un pescado", algo escaso en la dieta de los argentinos. Pero son cada vez más los estudios que cuestionan la calidad del producto, por los antibióticos que reciben en los criaderos en Chile, que es el que más se come en Argentina. Esta semana se conoció un informe en el que se detectó que los salmones criados en Chile utilizan 500 veces más antibióticos que los de Noruega. "El salmón que comemos no nada libre del río al mar, y como los pollos y las vacas, apenas se puede mover mientras come quemando las horas para volverse carne", dice la periodista Soledad Barruti en su libro Malcomidos, una guía para entender la alimentación.

Las bebidas light se presentan como la alternativa saludable a las gaseosas azucaradas. Pero colgar la etiqueta de sano a estos productos es ficción. Los resultados, publicados en Journal of Medicine, indican que quienes consumen más de 5 vasos por semana de estas bebidas presentan hasta un 74% más riesgo de desarrollar síndrome metabólico que aquellos que toman menos de un vaso. En el caso de las azucaradas, su consumo frecuente incrementa un 9% el riesgo de tener hipertensión. Las barritas de cereales, salvo las artesanales, tiene agregados de azúcares libres y alta densidad energética.

Shutterstock 111599714 600 px

Fuentes: Soledad Barruti / The New York Times / Clarin

Opiniones (0)
25 de junio de 2018 | 02:15
1
ERROR
25 de junio de 2018 | 02:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"