Sobrevivió a la AMIA, su pierna quedó destrozada y corre maratones

Hace 22 años, Alejandro Mirochnik pasó nueve horas entre los escombros tras al atentado en 1994. Hoy tiene 54 años y se prepara para su 11° Ironman.

El 18 de julio de 1994 a las 9.53 Alejandro Mirochnik  subía en el ascensor del edificio de Pasteur 633.  Tras la explosión cayó varios pisos y su estado físico le salvó la vida. Pasó nueve horas atrapado entre los escombros y su pierna quedó destrozada.

Hoy, 22 años más tarde, Alejandro recuerda cada detalle de aquella mañana, y recuerda también cómo las palabras de los médicos, días después, pusieron en jaque sus sueños. "Los médicos me decían que me iban a cortar la pierna". El diagnóstico oficial del Hospital de Clínicas decía fractura múltiple de tibia, peroné y astrágalo.

"¡No, tengo que correr mi primer Ironman!", respondió el paciente, que hasta ese momento trabajaba como archivista en el área de prensa de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), pero utilizaba cada rato libre para entrenarse y correr triatlones.

Luego de varias intervenciones, Alejandro finalmente no sólo salvó su pierna, sino que multiplicó por diez su sueño. Una decena de veces participó de carreras Ironman, una prueba extrema que incluye casi 4 km de natación, 180 km de ciclismo y 42 km al trote. Diez veces completó ese recorrido, siempre con una plantilla y una zapatilla especial en su pierna derecha, que quedó 3 centímetros más corta tras las operaciones.

"En marzo del año que viene pienso correr un medio ironman en el Delta y en abril un Ironman en Entre Ríos, ya tengo la inscripción", contó esta mañana Alejandro en diálogo con La Once Diez.  A los 54 años, el hombre se es director de una escuela para chicos con capacidades diferentes en Gregorio de Laferrere. 

Mirochnik run

Fuente: La Nación y La Once Diez

Opiniones (0)
21 de mayo de 2018 | 12:39
1
ERROR
21 de mayo de 2018 | 12:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"