El decálogo del buen abdominal

No se consiguen de un día para otro, pero apostando todo a la constancia, a la dedicación y al esfuerzo los resultados pueden ser sorprendendentes.

 1. Adiós a las bebidas gaseosas y al alcohol. Todo no se puede tener y la prioridad ahora mismo es provocar suspiros con cada paso. Consumir bebidas gaseosas aumenta el volumen del vientre y no dejan ver los resultados; en el caso del alcohol es básicamente por el atrofio que sufre el sistema de grasas natural del cuerpo. 

2. Buena alimentación.

Si de por sí todos tendríamos que llevar una dieta diaria correcta, cuando se hace deporte ésta pasa a ser necesaria y obligatoria para reponer fuerzas y ayudar a la quema de calorías.  Además, la grasa que no se absorbe se convierte en exceso y se acumula en la zona del abdomen, justo donde no queremos.

Shutterstock 50329978 600px
3. No al sedentarismo.

No hay nada peor para el cuerpo humano que no moverse ni por buscar  el pan. El organismo está pensado para dotarlo y someterlo a actividad física y, para resaltar los abdominales, los ejercicios que mejor van son los siguientes: subir y bajar escaleras y caminar con el abdomen contraído.

4. Ejercicios rítmicos.

Sencillamente porque es la forma más rápida de quemar calorías al someter al cuerpo entero a un esfuerzo conjunto.

5. Masaje va, masaje viene.

La parte más atractiva de entregarse al deport e o a esta misión en concreto. Masajear la zona del vientre es una técnica rudimentaria pero altamente efectiva. Eso sí, tiene una posición determinada: en círculos y en sentido contrario a las agujas del reloj, sólo así se tonificará más la zona.

6. Ingerir diuréticos y fibra.

Unos eliminan líquidos y otros favorecen el tránsito intestinal. Ambas, contribuidoras de un vientre plano.

7. Abdominales.

De todas las formas habidas y por haber. Realizar ejercicios que vayan encaminados a la perfección y marca del abdomen permitirán tener un "six pack" atractivo.

8. Respiración.

Durante la ejecución de los movimientos es importante mantener, a lo largo de todo el proceso, una correcta respiración para evitar mareos y esfuerzos innecesarios. Bastante tenemos ya con hacer deporte.

9. Reposo.

El objetivo se puede conseguir igualmente pero durante los primeros días hay que dejar un tiempo de 48 horas entre práctica y práctica para que el músculo se relaje y no se cargue. De lo contrario pueden ocurrir dos cosas: cansar al músculo y rendir menos y/o anularlo y no conseguir resultados.

10. Suplementos.

Recomendables a sabiendas de que no hacen milagros. Usar algunos reductores en gel o crema puede ayudar a completar el ciclo de formación si previamente se han trabajado todos los consejos propuestos. En ningún caso es sustitutivo de ellos. 

Shutterstock 105546296 700

Fuente: Marina Castro

Opiniones (1)
23 de mayo de 2018 | 22:31
2
ERROR
23 de mayo de 2018 | 22:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. consejos absolutamente ambiguos y sin sentido....
    1