El hombre que nunca dejó de correr, el auténtico Forrest Gump

Hay personas que jamás se rinden. No importa cuáles sean sus sueños. Tampoco importa lo que opine nadie, ni si existe alguna posibilidad de lograrlo.

 Ellos salen, cada día, a pelear por lo suyo. Son una anomalía, la excepción entre un millón. Son aquellos que se levantan cuando todos caen, y continúan, con independencia del peso que arrastren, más allá de toda pregunta. 

Y esta excepción, esta irregularidad y falta de adecuación a lo habitual, es Mark Covert, el hombre que nunca dejó de correr. 

Mark covert

Todos recordamos aquella parte de Forrest Gump en la que su protagonista echa a correr sin detenerse, acumulando tras él hordas de seguidores que, llegado el momento, se detienen en mitad de una carretera para escucharle decir estoy muy cansado; es hora de irme a casa. Parecía surrealista la idea de que alguien, sin motivo aparente, iniciase una carrera constante hacia ninguna parte. Pero la realidad supera la ficción.

Mark Covert corrió sin parar durante cuarenta y cinco años, lo que suma 16.437 días, recorriendo unos doscientos cuarenta mil kilómetros, el equivalente a dar veinte vueltas al mundo, y ganándose el apodo de "el auténtico Forrest Gump".

Su primera gran marcha comenzó en 1968, al graduarse en el Instituto Burbank. Desde ese momento, ningún acontecimiento, dificultad o castigo climático consiguió detenerle. Tal era su pasión que, tras una artroscopia para reparar el menisco, Covert salió al día siguiente, cargado de medicamentos para aliviar el dolor, a recorrer su milla diaria. Tampoco dejó de correr el día en que murieron sus padres ni cuando nacieron sus hijos. No le frenaron los cincuenta grados en el Valle de la Muerte ni los doce bajo cero en el Colorado. Nada, no existía nada que pudiera parar a Mark Covert.

Hasta que en 2013 una lesión crónica en el pie izquierdo le hizo abandonar su deseo de correr hasta el último de sus días.
Así se despidió Mark Covert de su infatigable sueño, manteniendo hasta hoy el récord nacional de marcha a pie y enseñándole a todo el mundo, sean cuales sean sus metas, que es posible perseguir el horizonte. 

Mark Covert 2

Fuente: Javier Mauricio

Opiniones (0)
25 de abril de 2018 | 01:18
1
ERROR
25 de abril de 2018 | 01:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"