Razones para no abandonar el entrenamiento en otoño

Dos especialistas de fitness revelaron grandes motivos para hacer actividad física en esta época del año. Cómo el frío ayuda a quemar grasas.

A las condiciones climáticas  típicas de otoño, se suma la "fiaca" , ya sea para salir de casa una hora antes a la mañana o demorar el regreso al hogar calentito por la tarde-noche. Todo se vuelve en contra de la motivación necesaria para hacer ejercicio.

De ahí que encontrar "buenas causas" para no alejarse del gimnasio hasta la primavera se vuelve clave por estos días.

Para eso –para dar con razones infalibles que no nos alejen del gimnasio- la licenciada en alto rendimiento y preparadora física Claudia Lescano, dio una razón irrefutable para no abandonar el entrenamiento durante los meses de frío.

"Es verdad que el frío te desmotiva, por eso todos mis entrenamientos vienen con la explicación fisiológica de por qué se hace cada esfuerzo; el mejoramiento físico será una consecuencia", comenzó la especialista, quien detalló que el cuerpo humano tiene dos tipos de grasa: la blanca y la parda.

Y ahondó: "La grasa blanca puede ser visceral, que es la que molesta estéticamente a la vista, o subcutánea, que es la mala, porque acarrea problemas cardíacos, diabetes e hipertensión. En cambio la grasa parda no sólo es buena para la salud sino que se beneficia con el trabajo en frío".

"El entrenamiento en condiciones climáticas de baja temperatura es una de las formas de generar más grasa parda y, en consecuencia, de ayudar a quemar la mala; el cuerpo reacciona a las bajas temperaturas y favorece la formación de esa grasa buena que con el tiempo se pierde", enfatizó.

Shutterstock 103383074

Por su parte, Natalia Jiménez, experta en fitness de Luz de Mar Sports, ofreció cinco consejos de gran ayuda para no colgar las zapatillas hasta la primavera.

1- Variar es ganar

Para aquellos a quienes los aburren las rutinas, probar nuevas disciplinas puede ser una buena idea. Zumba, boot camp, aquafitness, skybeat, acro yoga, telas, rockcycle, body jump, plio power y running ayudan a ponerse en forma sin caer en los mismos ejercicios de siempre. Además, entretienen la mente y son ideales para olvidarse de los problemas, al menos por un rato.

2- Llevar un registro

Anotar en un cuaderno, agenda o incluso en el teléfono los ejercicios que se realizan es útil para ver el progreso y mantenerse motivado. Actualmente hay muchas aplicaciones interactivas que permiten monitorearse y a la vez formar parte de una "red social", lo que en un punto "obliga" a comprometerse con el desempeño.

3- Una compañía, siempre suma

Entrenar acompañado es una motivación extra, ya que el compromiso es grupal y pensar que nos están esperando ayuda a vencer la fiaca. Además, una buena playlist de música es infaltable para mantenerse enfocado y no aburrirse. Lo ideal es que tenga ritmos variados para cada instancia del entrenamiento y sonidos instrumentales para la elongación.

4- Bien equipado

Elegir la ropa adecuada para hacer deporte influye de manera positiva en el rendimiento. Lo ideal son las prendas de lycra, polysap o supplex para evitar que el sudor permanezca en el cuerpo y provoque malestares, punto no menor en épocas de frío, cuando el enfriamiento de la transpiración puede provocar enfermedades. Además, es fundamental elegir el talle justo para garantizar comodidad.

Otro infaltable es la botella de agua para mantenerse hidratado.

5- El resultado final es lo que importa

Para mantener el entrenamiento a largo plazo es clave estar convencido y ser constante. Aunque las condiciones climáticas cambiantes atentan contra las ganas de ponerse en movimiento, hay que ver el lado positivo: el aire frío invita a ir un poco más rápido y las pocas horas de luz son un estímulo para aprovechar mejor el tiempo.

Shutterstock 226240159

Natalia Jiménez / Claudia Lescano / Infobae

Opiniones (0)
20 de agosto de 2018 | 06:43
1
ERROR
20 de agosto de 2018 | 06:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"