Posponer la alarma del despertador 10 minutos perjudica su salud

La "propina" del sueño pasa factura durante el día, según los expertos "tan importante es dormir la cantidad de horas necesarias como tener un sueño profundo y continuado"

 "Pérdida de memoria, menor capacidad de reacción y disminución del rendimiento durante la jornada". Éstas son las consecuencias de no levantarse a la primera. El placer de quedarse en la cama cinco o diez minutos más por pereza provoca que el descanso no sea reparador si volvemos a dormirnos. Esa "propina" del sueño pasa factura, según los expertos. "Tan importante es dormir la cantidad de horas necesarias, que varían de una persona a otra, como tener un sueño profundo y continuado. Fragmentar los ciclos provoca consecuencias diurnas a todos los niveles", explica Francisco Segarra,Somnologist -Experto en Medicina del Sueño de la European Sleep Research Society (ESRS)-.

El gesto de posponer la alarma es habitual para la mayoría desde que los teléfonos móviles se han convertido en compañeros de nuestra mesa de luz. El botón de snooze, ideado para dilatar un poco más el despertar, no permite un "descanso extra", sino todo lo contrario. Accionarlo es la primera señal de que "el sueño falla y, por tanto, la salud declina", afirma Segarra. Ni una ducha fría ni un café cargado van a evitar "la somnolencia, el mal humor, la sensación de cansancio y el déficit de atención" que arrastraremos el resto del día por no abandonar el calor del edredón a tiempo.

Dos alarmas como máximo

"La normalidad para despertarse es utilizar una o dos alarmas", cuenta el doctor Juan Pareja Grande, responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid. "Si se requieren varias, puede que nos encontremos ante un caso de inercia del sueño, que consiste en que un paciente tarda mucho tiempo en conectar con la visibilidad; su sueño no deja que entre la vigilia. Este hecho es muy común en niños, pero con la edad adulta se reduce su incidencia". Las personas que sufren este trastorno "suelen llegar tarde  y deben consultar a un especialista", sentencia el profesional.

Lo ideal sería despertar de forma natural, es decir, sin el bip bip de aparatos electrónicos. "Pero también es cierto que deberíamos acostarnos sólo al tener sueño y eso no siempre es así", aclara Segarra. Nuestro organismo está diseñado para dormirnos por la noche, en la oscuridad, y despertarnos cuando amanece, con la claridad. "La luz artificial ha adulterado este proceso y, en algunas ocasiones, forzar la hora de acostarnos o la de despertarnos puede alterar los ritmos biológicos circadianos".

Si una persona mantiene unos ciclos de sueño regulares puede estimar con cierta precisión la hora en que va a despertarse, aventura Pareja. "Hay personas que, si se acuestan a las 12:00, se van a levantar a las 7:00 sin problema y podrían prescindir del despertador". Sin embargo, quienes tienen un sueño irregular "deben poner una alarma" para no arriesgarse. Incluso el sonido del aparato es trascendental para el responsable de la Unidad del Sueño. "No es normal que sean necesarios despertadores muy potentes para conseguir levantarse por la mañana, basta un sonido estándar no muy alto".

Shutterstock 80758018 600 px


La calidad del sueño

Con motivo del Día Mundial del Sueño, que se celebra el próximo viernes, 18 de marzo, se han publicado numerosas estadísticas y estudios que evidencian los problemas del sueño de la población. La Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM), que patrocina esta fecha del calendario, se ampara en su lema,Dormir bien es un sueño alcanzable, para asegurar que este deseo sólo se hace realidad para una de cada tres personas. De ahí que los trastornos del sueño se consideren "un grupo de enfermedades que, por su creciente prevalencia y sus consecuencias sociosanitarias, cada vez sean tratados más seriamente como un problema de Salud Pública".

"Se calcula que aproximadamente un 30% de la población general padece de insomnio por diversas causas. Lo más llamativo del caso es que, aun viviendo en la sociedad de la comunicación, aún hoy sólo se trata correctamente a un 10% de los insomnes y más del 80% de pacientes con un Síndrome de Apnea del Sueño -paradas respiratorias durante el sueño- no saben que lo padecen", dice Segarra.

La combinación de estrés y malos hábitos determinan la falta de sueño, que desemboca en "una mala salud, disminuye la calidad de vida y se lleva la felicidad", concluye la WASM. Para combatirlo, han elaborado el decálogo del sueño sano. Son los diez mandamientos para un buen Zzzzzzzzz....

Slide 358402 3980281 compressed

Las 10 normas de higiene del sueño para adultos

  1. Establezca un horario regular para acostarse y levantarse.
  2. Si tiene el hábito de hacer siestas, éstas no deben durar más de 45 minutos.
  3. Evite tomar alcohol y fumar cuatro horas antes de acostarse.
  4. Evite tomar cafeína seis horas antes de acostarse. Incluye café, té, refrescos de cola y chocolate.
  5. Evite tomar comidas picantes, pesadas o con mucho azúcar cuatro horas antes de acostarse. Un pequeño tentempié sí es recomendable.
  6. Realice ejercicio regular, pero nunca justo antes de irse a dormir.
  7. Duerma en una cama confortable.
  8. Utilice una temperatura adecuada para dormir y mantenga la habitación bien ventilada.
  9. Elimine al máximo el ruido y la luz de la habitación.
  10. Reserve la habitación sólo para el sueño y para el sexo. No utilice la habitación como espacio de trabajo o como sala de recreo.
N INSOMNIA large570

Fuente: Cristina Galafate

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 22:54
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 22:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"