Consejos para afrontar los retos deportivos de 2016

Principio de un nuevo año, ¿cómo aprovechar esta oportunidad para reflexionar acerca de nuestras prioridades y objetivos en el futuro a corto plazo?

 Fin de año, principio de otro. El momento para la reflexión. Para el balance y, también, claro, para plantearse las metas a alcanzar. Y eso comprende a todos los campos de nuestra vida, incluido, por supuesto, el deportivo.

La revista deportiva española CMDSport, junto al deportista, emprendedor y escritor Albert Bosch (cruzó la Antártida desde el mar hasta el Polo Sur, entre otras muchas proezas), armaron un decálogo de cinco propósitos para este nuevo año. Aunque Bosch advierte: "Se debería hacer más a menudo, y no sólo cuando acaba el año". Aun así, "sea por el motivo que sea, lo importante es aprovechar esta oportunidad para reflexionar acerca de nuestras prioridades y objetivos en el futuro a corto plazo". Ello nos permitirá "maximizar las actitudes y las acciones para que las expectativas creadas se puedan convertir en realidad".

1978720 863756920316958 1742278862 n


Veamos entonces, las cinco recomendaciones:

1. Elección

Hay que escoger bien la lista de los nuevos propósitos para 2016. Y sobre todo, convertir estos propósitos en proyectos reales. Para ello, es importante tener en cuenta las limitaciones y capacidades. Albert Bosch deja claro que "no todos nuestros deseos se podrán convertir en realidad, por lo tanto, hay que asumir un coste de oportunidad al decidir dedicar tiempo y energía a unos y renunciar a otros". Una vez hecho este proceso de selección, "hay que dejar de hablar en condicional y pasar a la acción". Así, convertimos "la lista de deseos en una serie de proyectos que estructuren bien un proceso de trabajo para caminar etapa a etapa, hacia el cumplimiento de nuestros objetivos".

2. Actitud

Una vez hayamos efectuado nuestra elección, tenemos que comprometernos a fondo con cada propósito y proyecto. "Cuanto más ambicioso es un proyecto, más compremetidos con él debemos estar", esclarece Bosch. Y sigue con su argumentación: "el compromiso vendrá dictado por nuestra ambición y voluntad para hacer realidad el reto, por la autenticidad de nuestro objetivo, y por el hecho de sentir que nuestro propósito vital pasa por este camino y que implementar este sueño es determinante en nuestra vida". El emprendedor adjetiva las cualidades del compromiso. "Éste debe ser potente, sincero y bien definido con uno mismo". Y, por el contrario, "de nada vale comprometerse con los otros, con el entorno, con el equipo, si antes no nos hemos comprometido con nosotros mismos".

3. Sumar y restar

Dentro de toda este travesía de introspección personal, hay que aprender a analizarse a uno mismo. Y, fruto de este encuentro –franco- ante el espejo, saber qué debemos incorporar (lo que nos falta: capacidades, circunstancias, relaciones, etc.) y a qué debemos renunciar (lo que nos sobra). De hecho, "saber renunciar es mucho más complicado que sumar e incorporar" reconoce, sincero, Bosch. De alguna manera, "es un precio a pagar para poder hacer realidad nuestros nuevos objetivos".

4. Constancia

La fórmula del éxito únicamente se traduce en un verbo: trabajar. Además, hay que ser resiliente (ser muy fuerte). El aventurero admite que "este punto quizás puede ser el más evidente, ya que está claro que sin esfuerzo no se consigue nada". Bosch, experto en ofrecer conferencias sobre esta cuestión, nos desgrana algunos componentes más: "hay que trabajar mucho –insiste-, saber sufrir, tener mucha disciplina y mantener todo esto en el tiempo". Esta constancia, de hecho, "será fundamental en la parte ejecutiva del proyecto para lograr nuestros propósitos". Pero, además de esta constancia, también "hay que saber gestionar el equilibrio entre el éxito y el fracaso". El camino de nuestro reto puede estar lleno de obstáculos, fracasos, frustraciones y errores. Para superarlos, "será clave nuestra capacidad para remontarlos, encararlos y ser capaces de aprender de cada experiencia negativa".

5. Motivación

Hay que saber encontrar la fuente de energía. Ligado con el punto anterior, "hacer realidad un sueño no es algo que se consiga de un día para otro". La fuente de energía es la que debe aportarnos siempre "la fuerza necesaria para avanzar, seguir trabajando y superar los fracasos y obstáculos". En este sentido, Bosch deja claro que "cada persona debe encontrar su propia fórmula para conseguir motivarse en cada momento". Sin embargo, en general, "ser auténtico y sincero con los propósitos y sentir la pasión por lo que hacemos suelen ser dos indicadores clave" de que vamos por el buen camino. Y, para terminar, añade: "no hay que pensar que seremos felices una vez hayamos logrado el objetivo, sino que debemos ser felices durante todo el proceso".

543115 583201875036182 2107836803 n

Fuente: CMDSport

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 18:54
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 18:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"