Irak avanza contra Estado Islámico y recapturan Ramadi

Tras meses de combates, el Ejército iraquí anunció la recuperación de la capital de la provincia de Al Anbar, que estaba en manos de la milicia terrorista Estado Islámico.

Se trata del avance más significativo de las fuerzas gubernamentales desde que tomaron la norteña ciudad de Tikrit, a finales de marzo.

"Ramadi fue liberada y las unidades antiterroristas del Ejército izaron la bandera iraquí en el barrio gubernamental", señala un comunicado del Ejército, leído este lunes en la televisión estatal.

El "heroico Ejército" arrebató Ramadi de las garras de EI, agrega el texto. El barrio gubernamental de la ciudad era el último bastión de los yihadistas en Ramadi, que se encuentra a unos 110 kilómetros al oeste de Bagdad.

Según el gobernador de la provincia de Al Anbar, el 80 por ciento de la zona urbana -incluyendo el centro con el distrito del gobierno- se encuentra en manos del Ejército iraquí. El resto de la ciudad aún no está totalmente bajo el control de los militares, dijo Soheib Alrawi.

Estados Unidos, en tanto, indicó que los logros alcanzados por las fuerzas iraquíes en Ramadi fueron "un golpe importante" contra EI aunque confirmó que la ciudad "aún no es completamente segura".

Aún queda mucho trabajo por hacer para asegurar la ciudad, pero Estados Unidos considera que el desarrollo en Ramadi es un "indicativo de que la estrategia que actualmente se está llevando a cabo es efectiva", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

"Obviamente, siempre quedan focos de resistencia", dijo el portavoz durante una conferencia de prensa en Washington.

También el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, manifestó que la ciudad de Ramadi "lamentablemente aún no es totalmente segura". "Algunos sectores de la ciudad aún deben ser recapturados", dijo Kerry en un comunicado en el que felicita al Gobierno y a las fuerzas iraquíes.

Los militares iraquíes "mostraron una tremenda perseverancia y coraje en esta lucha", en la que la coalición "orgullosamente apoyó" el esfuerzo y continuará haciéndolo mientras se completa la misión en Ramadi.

Las tropas del Gobierno iraquí comenzaron el martes pasado el ataque al centro de la ciudad con el apoyo de los bombardeos aéreos de la coalición internacional.

La conquista de esta ciudad con más de 300.000 habitantes constituye un victoria significativa para el Ejército iraquí, que en mayo fue expulsado de la urbe. La pérdida de Ramadi, habitado principalmente por sunitas, supuso una dura derrota para el Ejército y abrió un debate sobre su estado.

En tanto, la coalición liderada por Estados Unidos felicitó a las Fuerzas de seguridad iraquíes por su "continuo éxito contra EI en Ramadi."

"La victoria de hoy es un momento de gran orgullo para Irak", declaró Steve Warren, portavoz del Ejército estadounidense en la región. "Es un logro significativo y el resultado de muchos meses de duro trabajo por parte del Ejército iraquí, del Servicio de Lucha contra el Terrorismo, de la Fuerza Aérea iraquí, la Policía local y federal y los combatientes tribales", añadió Warren.

Mientras, un experto militar iraquí dijo que la reconquista de Ramadi abrirá el camino para que las fuerzas del Gobierno recapturen otras zonas de la provincia de Al Anbar, posiblemente empezando por la ciudad de Faluya, al oeste de Bagdad.

"Creo que las fuerzas iraquíes se trasladarán al distrito de Faluya y allí será el final de la batalla contra Estado Islámico (en Al Anbar), que es la principal zona poblada, a diferencia de las otras áreas que son abiertas y donde las Fuerzas iraquíes y la Fuerza Aérea pueden moverse fácilmente ", dijo el general retirado Safaa al-Obeidi.

Las primeras conquistas de EI en los últimos años se llevaron a cabo en Ramadi y Faluya a principios de 2014. Los yidahistas tomaron en su poder las dos ciudades aprovechando el resentimiento de la población después de que el entonces primer ministro Nuri al Maliki ordenara a las fuerzas de seguridad a desalojar los campamentos de protesta sunitas.

Cinco meses más tarde, EI capturó la segunda ciudad más grande de Irak, Mosul, que sigue siendo su principal fortaleza de la milicia islámica en el país, a pesar del lento avance de las fuerzas de seguridad iraquíes y de los combatientes peshmerga kurdos apoyados por ataques aéreos liderados por Estados Unidos.

Estado Islámico aún controla franjas del este y el norte de Siria y zonas del oeste de Irak.

Por su parte, el sumamente criticado primer ministro Haidar al Abadi enfatizó hoy que el año próximo acabará con la milicia terrorista Estado Islámico en Irak.

"Si 2015 fue el año de la liberación, 2016 será el año de la gran victoria, la victoria final, el año en que la presencia de EI se habrá acabado en Irak", dijo Al Abadi en un discurso televisado tras la recaptura de Ramadi.

El primer ministro está bajo una enorme presión porque en los últimos meses impulsó numerosas reformas para combatir la corrupción y el clientelismo. Se cree que estos son los principales factores que llevaron al fracaso al enfrentar el Ejército el avance del EI a mediados de 2014.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 07:50
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 07:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"