Cataluña: Se despeja el camino para la investidura de Artur Mas

Con España al borde de la ingobernabilidad, el líder de la secesión de la región respecto del país, se abre paso hacia su liderazgo y su intención independentista.

El camino para una nueva investidura de Artur Mas como jefe de gobierno en Cataluña se despeja tres meses después de las elecciones regionales y cuando España ha quedado al borde de la ingobernabilidad en los comicios generales del domingo.

La lista electoral de Mas y el partido anticapitalista CUP llegaron hoy a un preacuerdo que abre la puerta a una nueva investidura del político catalán, que ha estado al frente del Ejecutivo regional desde diciembre de 2010.

El documento conjunto incluye un Gobierno "de transición" con una presidencia coral, con poderes repartidos entre cuatro personas, y un proceso soberanista con "seguridad jurídica", según informó en rueda de prensa Raül Romeva, de Junts Pel Sí (Juntos por el Sí).

Tres meses han tardado la coalición independentista y la CUP en alcanzar una fórmula de consenso por el rechazo hasta hoy del partido anticapitalista a apoyar a Mas por los recortes de su gobierno y los escándalos de corrupción en su partido.

Romeva subrayó que en la propuesta no hay cambio en cuanto al candidato a la presidencia del gobierno catalán, que sigue siendo Mas.

La investidura del hombre que puso en marcha el proceso de secesión de la región española en contra del gobierno central de Mariano Rajoy no está sin embargo asegurada aún. La CUP llevará el preacuerdo alcanzado con Junts Pel Sí a la asamblea que celebra el domingo y allí será votado.

"El documento se ha hecho conjuntamente con la CUP, pero no está acordado con la CUP", matizó Romeva.

Las elecciones regionales del 27 de septiembre en Cataluña, que Mas planteó como un plebiscito sobre la independencia, dieron la mayoría a su lista secesionista, pero no los suficientes escaños en el Parlamento catalán para poder investirlo sin apoyo de la CUP, el otro grupo parlamentario independentista.

En espera de lo que el domingo decidan los militantes y simpatizantes de la formación anticapitalista, el camino para la investidura de Mas se despeja en un momento de incertidumbre política en España, que tiene en el proceso secesionista catalán el mayor desafío de la historia democrática a su unidad territorial.

Las elecciones generales del domingo arrojaron el Congreso de los Diputados más fragmentado en casi 40 años de democracia y no se puede descartar aún que haya que volver a celebrar comicios en marzo o abril.

El Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy fue el más votado, pero perdió casi cuatro millones de votos y la holgada mayoría parlamentaria de la que gozaba. Le será muy difícil formar gobierno. Tampoco parece probable que el Partido Socialista (PSOE), que quedó segundo también tras desangrarse en votos y escaños, vaya a poder formar un Ejecutivo de izquierdas.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 01:05
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 01:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"