Ahora hay 69 indignados en el Parlamento español

Pablo Iglesias luce su alegría por el resultado eleecionario para su fuerza de centroizquierda: “Hoy ha nacido una nueva España”.

No ganó las elecciones generales en España, pero Pablo Iglesias salió hoy ante los militantes de Podemos con la mayor de las sonrisas de los cuatro candidatos que combatieron cuerpo a cuerpo por llegar a La Moncloa. "Hoy ha nacido una nueva España", proclamó. "España ha votado un cambio de sistema".

El partido heredero de los indignados fue la tercera fuerza política en los comicios.

No pudo superar al Partido Socialista (PSOE) y situarse como referencia principal de la izquierda española, pero fue el vencedor moral de las elecciones al seguir escribiendo el capítulo de la Historia de España que inició cuando el año pasado dio la vuelta al escenario político del país.

Sí ganó la batalla de los emergentes, en la que combatía con el partido Ciudadanos (centro derecha), que quedó cuarto. Con 69 escaños, Iglesas superó por mucho los 40 de Albert Rivera.

Podemos España


Podemos fue el partido que el año pasado acabó con el bipartidismo español, aglutinando el descontento con el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista (PSOE) por la gestión de la crisis y los escándalos de corrupción.

Después de ganar de la nada cinco eurodiputados en las elecciones europeas de mayo de ese año, fue creciendo como la espuma y, parafraseando a Karl Marx, Iglesias creó entonces un leitmotiv para la formación: "El cielo no se toma por consenso, se toma por asalto".

Podemos se presentó como un partido transversal, atrapalotodo, que se resistió a definirse dentro del esquema tradicional de la izquierda y la derecha. Pero era difícil sostener en el medio plazo una masa de votantes heterogénea, de descontentos con los partidos tradicionales desde el centro hasta la extrema izquierda.

La formación cometió errores; Iglesias, obsesionado con el control de la formación, despertó recelos; los vaivenes de Alexis Tsipras en Grecia, al frente de su partido hermano Syriza, le pasaron factura; emergió Ciudadanos y le quitó a los indignados del centro-derecha.

Pero si de algo saben Iglesias y los demás líderes de Podemos, politólogos muchos como él, es de política y de cómo se hace la comunicación en ella.

En su carrera hacia ese Palacio de La Moncloa que una vez creyeron tener capacidad de asaltar, rectificaron su adhesión al chavismo venezolano que tanto miedo daba a sectores económicos en España, se alejaron también del anticapitalismo y acabaron situándose en la tradición de la socialdemocracia europea. El populismo inicial se fue rebajando y la "casta", la palabra con la que llamaban a los políticos de siempre, desapareció del discurso.

En la campaña electoral, que empezó mal, en cuarto puesto detrás de Ciudadanos, acuñaron un nuevo lema sobre la marcha: "remontada". Y tanto lo repitieron en sus mítines mientras de fondo sonaba el famoso tema de la banda sonora de "Ghostbusters" que acabó cumpliéndose.

El firmamento no estuvo en los comicios del domingo al alcance de un asalto, pero Podemos ha hecho historia: con dos años de vida, su entrada en el Parlamento español carece de precedentes: 69 de los 350 diputados y un 22,6 por ciento de los sufragios.

En Cataluña, donde prometió un referéndum en un año, fue la primera fuerza. Está en contra de la independencia pero aboga por dejar que los catalanes decidan su futuro. En medio del desafío secesionista, le ha dado apoyos. En el País Vasco fue el primero en votos. "Somos la única fuerza política capaz de liderar el cambio territorial que respete a la España plurinacional", dijo esta noche Iglesias.

Cuando el partido despegaba en España el año pasado, el joven profesor con coleta que viste camisas compradas en el supermercado, arremangadas y sin corbata, hizo una análisis simple para explicar su éxito: "Los padres de Podemos son el PP y el PSOE". A partir de enero él y los otros 68 diputados del partido de los indignados se sentarán junto a los representantes de esos dos partidos en el Parlamento.

Fuente: Sara Barderas, Dpa. 

Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 12:59
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 12:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"