Hablan dos trabajadores sexuales que usan la app de escorts

Peppr, creado por Pia Poppenreiter y Florian Hackenberger, utiliza el GPS para conectar a las prostitutas con sus posibles clientes.

 Una versión de este artículo apareció originalmente en Motherboard Alemania y éste en VICE News.

Comercio sexual" o "prostitución". Censurable o normal. Victimizado o emancipado. Prohibir o legalizar.

Sin importar qué postura asumas en el debate de la prostitución, el hecho es que hay gente en todo el mundo que ofrece sexo a cambio de dinero todos los días. ¿Pero cómo se juntan los que ofrecen y los que solicitan el servicio?

Antes, el comercio se realizaba en la calle, en congales y burdeles, en anuncios clasificados de periódico y en páginas de internet como Backpage o Craigslist. Pero en Alemania, donde la prostitución es legal, existen apps especiales para este servicio desde hace más o menos un año y medio.

Peppr, creado por Pia Poppenreiter y Florian Hackenberger, utiliza el GPS para conectar a las prostitutas con sus posibles clientes.

Poppenreiter dio seguimiento con un nuevo servicio hace unas semanas: Ohlala, que no anuncia escorts sino "citas pagadas". La página es color rosa con blanco, no rojo con negro. Su apariencia es adorable y nada indecente.

'Por diversión le dije que sí quería, tenía que pagar. Así empezó todo'

Quería saber cómo les ha ido a las páginas, quiénes las utilizan y qué cambios está experimentando el comercio sexual cuando la prostitución es tan simple como una app para smartphone. ¿Qué pasa cuando la app se vuelve el padrote? ¿Cómo es la protección que disfrutan las prostitutas en el mundo de los smartphones?

Así que me registré en Peppr.

Lo primero que noto es que es muy directo. En total, hay más o menos 120 personas que ofrecen sus servicios en toda Alemania, sobre todo en Berlín. También hay hombres que ofrecen sus servicios pero son muy pocos. En realidad no veo mucha actividad

Los precios van de 100 euros para arriba. Escojo algunas "Pepprs" al azar y me pongo en contacto con ellas. Tengo que especificar por cuánto tiempo las quiero y si hay algún "extra" — fetiches, por ejemplo — que deban tomar en cuenta. Claro que tengo un extra, quiero una entrevista.

Uber sex

Captura de pantalla de la página de Peppr.

Toni y Eleni aceptaron reunirse conmigo con la condición de que no utilice su nombre real y que no les tome fotos que revelen su identidad.

Eleni tiene 26 años de edad, vive en Berlín y trabaja tiempo completo en una agencia de comunicación. Me dijo que el dinero extra que gana en Peppr lo utiliza para viajar y comer bien. Me invitó a su casa, la cual parece más como de una estudiante y no de una escort profesional. Preparó pasta y tomamos vino tinto.

- ¿Cuánto tiempo llevas en Peppr?

- Poco, como nueve meses. De hecho, creo que supe que existía porque lo leí en VICE.

- ¿Cuánto tiempo llevas trabajando como escort?

- Desde los 19. Estudié en un internado muy caro en Inglaterra y un día me encontré con uno de mis ex profesores. Él estaba muy interesado en mí y por diversión le dije que sí quería, tenía que pagar. Así empezó todo. Nada de internet. Y cuando entras a esos círculos, a la clase alta británica, conoces a muchos hombres de ese tipo. Me tomé un descanso de dos años y luego volví a empezar cuando salieron páginas como mysugardaddy.eu y seekingarrangement.com.

- ¿Qué tan seguido aceptas citas por medio de la app?

- Por el momento tengo dos clientes frecuentes que me contactan por fuera de la app. Además, acepto dos o tres citas al mes por medio de la app. Nunca haría del sexo mi profesión principal porque no quiero tener que depender de eso. Si fuera mi único ingreso, no podría decidir libremente.

Y tampoco me reúno con mis clientes en una habitación de hotel. Siempre pido que nos veamos antes para tomar algo o cenar y así tener la oportunidad de decidir si quiero estar con él o no.

- ¿Cómo son tus clientes?

- La mayoría son hombres jóvenes, no cincuentones como dicta el cliché. Y muchos son empresarios, inversionistas o cosas por el estilo. Pero no sé si eso sea representativo. Creo que le doy servicio a un nicho porque no soy vulgar pero tampoco soy una escort lujosa que llega en tacones altos. Llego en bici a la cena. Mi nicho es de mujeres libres que toman riesgos. Creo que mis clientes son hombres que quieren escapar de sus vidas.

- ¿En que consiste una noche contigo?

- Si es un cliente nuevo, me pongo en contacto con él una o dos noches antes. Me llega el mensaje de Peppr donde especifica por cuánto tiempo es el servicio. Usualmente son de dos a cinco horas. Y nos quedamos de ver para tomar algo o cenar antes del encuentro.

eleni

Eleni. Imagen vía Grey Hutton/Motherboard.

Después decidimos si vamos a ir a hacerlo en un hotel o en casa. Antes de eso, les pregunto por mensaje cuáles son sus gustos o si tienen alguna fantasía. Me divierto y estoy ofreciendo un servicio, por eso quiero hacerlo bien.

- ¿Hay cosas que no estás dispuesta a hacer?

- Por supuesto. Eso es lo bueno de Peppr: puedo especificar lo que no me gusta desde antes. Estoy dispuesta a hacer muchas cosas, aunque hay límites.

- ¿Cuál es la diferencia entre seekingarrangement.com y Peppr?

- Seekingarrangement es una página estadounidense y hay muy pocos europeos. Se basa por completo en el concepto de sugar daddy/sugar baby.

- ¿Qué es un sugar daddy?

- Puede ser muchas cosas. Están las conejitas Louis Vuitton que quieren que sus "sugar daddies" las lleven de compras. El dinero no fluye de forma directa sino por medio de regalos. Aunque también hay sexoservidoras profesionales en esa página. Y también hay personas que no están muy interesadas en el sexo. En esencia es sexo a cambio de dinero, solo que con un empaque más elegante.

- ¿Por qué dices eso?

- No me parece indecente. Solo que uno de mis ex sugar daddies me dijo que hay muchas chicas que viven en el campo que están registradas y están dispuestas a pagar su propio boleto de autobús porque creen que es una aventura ir a cenar a un restaurante caro y hospedarse en un hotel de lujo.

toni

Toni en un café de Berlín. Imagen vía Grey Hutton/Motherboard.

- Es importante que las mujeres se encuentren a sí mismas antes de empezar a prostituirse porque esta profesión puede destruir tu sexualidad y tu autoestima si eres demasiado joven y no sabes cuáles son tus límites.

- ¿Estás a favor de profesionalizar la prostitución?

- No sé, nunca había pensado en ello. Creo que esta tendencia está yendo a una dirección muy distinta: DIY. Cualquiera puede publicar un libro y cualquiera puede ser una puta. Siempre hay formas de hacerlo. Es imposible escribir la advertencia "Por favor, solo mujeres que ya se hayan encontrado a sí mismas". Es un peligro que todas corremos.

- ¿Por qué Peppr es diferente?

Me gusta Peppr porque deja muy claro que es un negocio de prostitución. No soy la típica usuaria de Peppr porque soy muy complicada y muy cara para eso. Un fin de semana cuesta 3 mil o 4 mil euros; dos horas cuestan mil euros. Peppr está diseñada para hacer que las cosas sean fáciles y rápidas; la mayoría cobran 200 euros por hora. Es posible especificar cuando estás disponible y cuándo no. Puedo llegar en una hora. Me gusta lo honesta y directa que es la app. Apenas si revisé Ohlala, la nueva app. Se ve mucho más femenina. Creo que va dirigida a las mujeres y no a los hombres.

'Quitando impuestos, gano de 2 a 3 mil euros al mes. Pero el dinero no es lo más importante para mí'

- Si la prostitución fuera ilegal, ¿dejarías esa profesión?

- No imagino cómo podrían imponer algo así. Es como con los sugar daddies; no tienen que pagarte con dinero, pueden comprarte vuelos o regalarte una bolsa.

- En muchos países es ilegal aceptar bienes a cambio de sexo.

Podría simplemente decir que tengo una aventura con esa persona. ¿Cómo van a demostrar que estoy mintiendo? Pero bueno, respondiendo a tu pregunta, sí, estaría dispuesta a dejar este trabajo.

- ¿No te da miedo que salga a la luz lo que haces?

Mis padres lo saben, así que no sería tan malo. Aunque de todas formas preferiría evitarlo.

De hecho, hoy recibí un mensaje en Facebook que decía "Sé lo que haces y dónde trabajas". Buscaron mi foto en Google. Antes usaba mi foto de perfil de Facebook en seekingarrangement.com. Berlín es una ciudad pequeña y es necesario ser cuidadoso. Hasta en Tinder encuentras gente que conoces cada cinco minutos.

- ¿Crees que Peppr podría esforzarse más para protegerte?

- No sé cómo podrían. Como cliente, necesito saber a quién tengo enfrente, por eso es necesario subir una foto. Si utilizo esa misma foto en otra página, es mi problema.

- ¿Crees que lo que haces es peligroso?

Tengo un sistema de protección. Mis dos mejores amigas siempre saben dónde estoy cuando voy a trabajar.

Si no conozco para nada al cliente, llamo a una amiga frente a él para dejarle claro que saben dónde estoy. O menciono que van a pasar por mí a cierta hora y que me van a estar esperando.

- ¿Qué tan seguido dices que no?

- La verdad, es muy raro, una por cada 20 citas. Me adapto fácilmente. Casi siempre encuentro algo atractivo en todos los hombres. Si no, no funciona. Si no hay algo que me atraiga rechazo el trabajo porque no lo voy a hacer bien y el cliente no va a recibir nada. Y tampoco quiero eso porque creo que arruinaría mi idea del sexo.

- ¿Alguna vez te ha pasado al revés, es decir, que alguien te haya dicho que no?

- No, nunca. Lo que a veces pasa es que se enamoran y me quieren salvar. "Vamos a casarnos. Puedo ofrecerte una casa para que vivas conmigo y seas una mujer honesta".

eleni

Eleni. Imagen vía Grey Hutton/Motherboard

Toni, de 26 años de edad, vive en Berlín y ha trabajado en Peppr desde el principio. Vino a mi casa para conversar. Está muy interesado en mi departamento y los muebles porque acaba de abrir una empresa de diseño de interiores con uno de sus amigos. Vivía en Londres pero se mudó hace tres años para abrir su empresa y porque las rentas son más baratas en Berlín.

- ¿Por qué te prostituyes si eres empresario?

- Toni: Empecé hace ocho años, cuando estaba estudiando. Todo fue por una broma. Unos amigos y yo nos registramos en una agencia de escorts y apostamos para ver a quién tomaban primero. En resumen, gané yo. Y me gustó.

Las citas rara vez incluyen sexo. Casi siempre hago el papel de un amigo momentáneo, hablamos y nos abrazamos. Me gusta eso. Se trata de hacer cosas totalmente diferentes con personas que tal vez nunca habría conocido. Así empezó todo.

- ¿No te buscan por sexo? ¿En serio son citas pagadas?

- En serio. En mi caso, muy pocas citas son para tener sexo. A veces salgo con una mujer hasta siete veces antes de acostarme con ella. A veces se nota que quiere pero le da mucha pena y yo soy el que la anima. "Tranquila, no hay problema, no es la primera vez que veo una vagina". Es fácil superar los obstáculos.

- ¿Con qué frecuencia solicitan tus servicios?

- En los últimos ocho meses, que es lo que lleva Peppr, unas 25 veces, creo. Casi todas las citas son con personas que veo una vez por semana o una vez cada dos semanas.

- ¿Cómo son tus clientes?

- No son esposas aburridas que buscan a un gigoló por que se sienten frustradas. Al contrario, son empresarias exitosas que están aburridas. Tienen dinero pero no tienen tiempo para relaciones. Quieren ir a un concierto pero no se divierten si van solas y yo voy con ellas.

'Las citas rara vez incluyen sexo. Casi siempre hago el papel de un amigo momentáneo, platicamos y nos abrazamos'.

- ¿Cuánto ganas en promedio y qué haces con ese dinero?

- Cada cita dura más o menos cuatro horas y cobro 100 euros. Quitando impuestos, gano entre 2 y 3 mil euros al mes. Pero el dinero no es lo más importante. Hace poco me compré una bici. Compro cosas para mi departamento o materiales de arte que son muy caros. Lo que sobra lo ahorro para el futuro. Mientras más dinero, más posibilidades tengo.

preppr

Captura de pantalla de la página de Preppr.

- ¿Usas otras apps o páginas de escorts?

- No, antes trabajaba en una agencia.

- ¿Y qué es mejor?

- Definitivamente las apps. Tengo un amigo que agenda las citas. Con la app, puede trabajar igual que yo y revisar el perfil de las mujeres para ver si sus solicitudes son serias. En la agencia hay que pagar para solicitar y además pagar una cuota de inscripción. Tengo el presentimiento de que muchas agencias viven de esas cuotas.

- ¿El estatus legal de la prostitución es importante para ti?

- He discutido muchas veces con mis amigos acerca de la prostitución y de si las apps como Peppr son sinónimo de progreso. Una amiga mía es feminista de izquierda y está en contra de la prostitución. Mi roomie también odia que existan cosas como Peppr. En mi opinión, este tipo de páginas son opciones para mantenerte alejado de los burdeles, de la calle y de las agencias de escorts. Además, te ofrecen independencia.

toni

Toni. Imagen por Grey Hutton/Motherboard

Las apps son para que todos las usen. Por ahora son pocas las personas que utilizan la app pero sé que va a seguir creciendo. Las apps no son el problema. El problema es cuando los trabajadores sexuales no tienen opciones y dependen de alguien más.

- ¿Dejarías de prostituirte si fuera ilegal?

- No. Seguiría con mis clientes y conocería clientes nuevos por medio de recomendaciones. Pero dejaría de buscar clientes abiertamente.

- Hay una nueva app que se llama Ohlala y que anuncia citas pagadas en vez de escorts. ¿De qué se trata?

- Quieren llegar a otro público. No creo que Ohlala haga que más gente entre a la industria de la prostitución, más bien creo que los que ya están dentro se van a pasar a Ohlala.

- ¿Qué no te gusta de Peppr?

- El color y el logo. Es muy estilo distrito rojo. Muy kitsch.

Opiniones (0)
19 de abril de 2018 | 17:43
1
ERROR
19 de abril de 2018 | 17:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec