Presentan un nuevo borrador de acuerdo climático en París

"Todos somos conscientes de que el compromiso nos exige olvidar la solución ideal para todos, a fin de poder lograr lo que es deseable para todos", se destacó.

El presidente de la conferencia internacional del clima que se celebra en París, Laurent Fabius, presentó hoy un nuevo borrador de acuerdo e instó a los delegados presentes a lograr consenso en los aspectos que aún generan diferencias.

"Todos somos conscientes de que el compromiso nos exige olvidar la solución ideal para todos, a fin de poder lograr lo que es deseable para todos", destacó Fabius.

Entre los puntos más controvertidos están las ayudas económicas a países con menores recursos, la distrbución justa de las obligaciones entre todos los Estados a nivel mundial y el aumento de las metas climáticas.

El nuevo debate tiene lugar en la última noche previa al cierre de la cumbre. "Es como un maratón. Los últimos metros son los más difíciles", comentó Fabius.

La directora ejecutiva para asuntos climáticos de Naciones Unidas, Christiana Figueres, destacó que este nuevo borrador apunta a un acuerdo ambicioso y justo.

El escrito propone que el mundo se comprometa a limitar a 2 grados, si no es que a 1,5, el incremento de la temperatura en relación con la registrada en la era preindustrial.

El borrador generó distintas reacciones. "Lo que falta es un mecanismo que plantee metas climáticas lo suficientemente elevadas", apuntó Jan Kowalzig, de la organización Oxfam.

En cambio fue más positiva la reacción que provocó el documento en materia de financiación. "Eso está bien formulado", opinó Mónica Araya, del think tank costarricense Nivela. "Los países pequeños han movilizado a los países grandes", aseguró.

El nuevo texto no hace referencia explícita a la salida del uso de energías fósiles como el carbón, el petróleo y el gas, tal como lo había acordado el G7 este año en la localidad de Elmau, pero exige que la economía pase a ser neutral en sus emisiones en la segunda mitad del siglo.

La pauta fue criticada por diversos representantes, que observaron que "esa terminología deja una enorme puerta abierta para el uso de energía nuclear perjudicial y para el almacenamiento subterráneo de dióxido de carbono", según palabras del presidente de la Sociedad Alemana para la Conservación de la Naturaleza (NABU), Olaf Tschimpke.

Los delegados estudiaron esta noche el borrador y luego Fabius tenía previsto volver a convocar una Indaba. Se trata de una tradición sudafricana que fue incorporada en la conferencia del clima en 2011, en Durban. En esos encuentros tradicionales, un líder tribal de alto reconocimiento media entre clanes o familias en disputa. En esa reunión "sólo se consideran propuestas de compromiso".

Fabius espera poder presentar este viernes el texto definitivo del acuerdo.

Según el plan original, los 196 participantes lo someterán a votación mañana viernes. No obstante, este punto, dados los interrogantes que aún quedan por definir, todavía es incierto.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 01:34
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 01:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"