Siguen los ahogamientos en las costas de Grecia

Otras once personas murieron, al naufragar un barco. Cinco de ellos son niños y hay 13 desaparecidos. La policía decidió despejar la frontera.

Al menos 11 personas murieron en la noche del martes cuando un barco de madera con casi 50 personas, que perseguían alcanzar las costas europeas, se hundió frente a la isla griega de Farmakonisi, según informaron hoy medios griegos.

Entre los muertos había al menos cinco niños. La guardacostas y la Marina griega trabajaron junto con la agencia de la Unión Europea para la protección de las fronteras, Frontex, para rescatar a 26 personas tras el hundimiento. Al menos otras 13 permanecen desaparecidas.

De los rescatados, cuatro niños sufrían de hipotermia severa y fueron trasladados en helicóptero a la isla de Samos para recibir asistencia médica.

El accidente ocurrió un día después de que un grupo de seis niños afganos murieran cuando en su barco apareció una fuga mientras intentaban cruzar de Turquía a Grecia.

A pesar del empeoramiento de las condiciones meteorológicas por la entrada del invierno, un flujo constante de migrantes y refugiados continúa arriesgándose la vida en la ruta del Mediterráneo.

Unas 627 personas murieron o permanecen desaparecidas tras intentar llegar por mar a Grecia desde Turquía este año, según un recuento de la Organización Internacional para las Migraciones.

Mientras tanto, la policía griega comenzó a dispersar a los grupos de personas que permanecían asentados desde hace semanas en Idomeni, un pueblo griego fronterizo con Macedonia, informaron los medios en la zona.

Los inmigrantes, la gran mayoría de Irán, Bangladesh, Pakistán y Marruecos, fueron trasladados en autobuses, algunos a la fuerza, a refugios en Atenas, 550 kilómetros al sur, según los medios.

Unas 1.200 personas permanecían acampadas en la frontera desde que Macedonia comenzó a vetar la entrada de los llamados inmigrantes económicos, que quieren alcanzar Europa por la ruta de los Balcanes desde Turquía atravesando Grecia, Macedonia, Serbia, Croacia, Eslovenia y terminando en Austria.

Una vez en Atenas, deberán solicitar asilo o retornar a su país de origen. La policía griega selló el pueblo de Idomeni, evitando la entrada de periodistas y de cooperantes humanitarios.

Los embotellamientos en las fronteras entre Grecia y Macedonia aparecieron cuando las autoridades macedonias decidieron empezar a filtrar a los refugiados según su origen, permitiendo la entrada sólo a sirios, iraquíes y afganos.

Otros países de tránsito de los Balcanes introdujeron medidas similares por miedo a que Alemania cierre sus fronteras y que, como consecuencia, muchas personas se queden atrapadas en sus territorios.

Durante las últimas semanas, personas varadas Idomeni organizaron una serie de protestas y protagonizaron enfrentamientos con la policía cuando intentaron eludir una valla protectora.

Algunos de ellos, frustrados, ocuparon vías de tren, algo que supuso pérdidas de millones de euros en daños a empresas de transporte griegas.

Cientos de miles de personas, la gran mayoría sirios que huyeron de la guerra civil en su país, cruzaron la ruta de los Balcanes durante este año en busca de una vida mejor en algún país en el norte u oeste de Europa.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 23:35
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 23:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"