Autores de pedido de destitución de Rousseff acusan también a Lula

Aseguran que la operación que desarticuló la trama ilegal en Petrobras “arrojó luz sobre la promiscua relación entre el ex presidente Lula y la mayor constructora del país”.

El ex presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) fue acusado de mantener una "relación promiscua" con empresas implicadas en el escándalo de corrupción en Petrobras por los juristas que presentaron un pedido de destitución de la presidenta Dilma Rousseff.

La operación de la policía federal que desarticuló la trama ilegal en Petrobras "arrojó luz sobre la promiscua relación existente entre el ex presidente Lula y la mayor constructora (del país) involucrada en el escándalo, cuyo presidente ya está preso hace tiempo", expresaron los juristas Hélio Bicudo y Miguel Reale Júnior.

Ambos son autores del pedido de destitución de Rousseff que fue acogido el miércoles por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha.

El texto refiere a la constructora Odebrecht, cuyo presidente y propietario está encarcelado bajo sospecha de liderar un cartel que formaron las principales contratistas de Petrobras para repartirse las licitaciones y obtener contratos inflados.

También alude a las denuncias que pesan sobre Lula, relativas a un presunto tráfico de influencia internacional en el que habría incurrido después de dejar el Gobierno.

Según las denuncias que está investigando la Justicia, Lula obtenía contratos para Odebrecht en países a los que acudía para dar conferencias. Los contratos contaban con la financiación, a bajo costo, del Banco de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.

"Ya no se puede negar que el ex presidente se transformó en el verdadero operador de la constructora, intermediando en sus negocios (...) a cambio de pagos millonarios por presuntas conferencias, entre otras ventajas económicas", expresaron los juristas.

El ex mandatario no comentó las menciones a su nombre, pero sí opinó sobre el proceso iniciado hoy contra su sucesora. Dijo que lo que hizo Cunha fue "una locura".

"Me siento indignado con lo que están haciendo con el país. La presidenta está haciendo un esfuerzo para hacer crecer la economía. El presidente de la Cámara tomó la decisión de no preocuparse por Brasil", afirmó.

El ex presidente criticó además a quienes querían una "tercera vuelta electoral", en referencia a la oposición, que a su entender no se conformó con la victoria de Rousseff en la segunda ronda de los comicios de octubre pasado frente al socialdemócrata Aécio Neves.

"Quienes querían una tercera vuelta electoral encontraron en el 'impeachment' una posibilidad", dijo Lula.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 03:37
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 03:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"