Amplio respaldo a Rousseff en inicio de proceso de destitución

Sindicatos vinculados a la izquierda, la Iglesia católica y movimientos sociales salieron en defensa del mandato de la política del Partido de los Trabajadores.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, recibió hoy el respaldo de diversos sectores de la sociedad, en el marco del inicio del proceso en su contra que tramita en el Congreso y que puede resultar en su destitución.

Sindicatos vinculados a la izquierda, la Iglesia católica y movimientos sociales salieron en defensa del mandato de la política del Partido de los Trabajadores (PT).

Según informó la agencia oficial de noticias ABR, la Comisión Brasileña de Justicia y Paz de la Confederación Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) criticó al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, por haber acogido el miércoles el pedido de destitución de Rousseff y lo acusó de haber actuado por interés personal.

Dilma Rousseff   PERSONAJE


"El impedimento (de mantenerse en el poder) de un presidente de la República amenaza dictámenes democráticos conquistados a duras penas. (...) ¿Qué autoridad moral fundamenta una decisión capaz de agravar la situación nacional con consecuencias imprevisibles para la vida del pueblo?", indaga la entidad católica.

Por su parte, el PT informó que la Federación Única de Petroleros (FUP), sindicatos de la Central Única de Trabajadores (CUT) y labriegos del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) están coordinando una serie de acciones en todo el país, "en defensa del mandato democrático" de Rousseff.

El líder del MST, Joao Pedro Stédile, dijo que los movimientos populares se organizarán para salir a las calles e "impedir cualquier intento de lastimar nuestra naciente democracia".

El dirigente también arremetió contra Cunha, quien a su entender "no tiene moral" para autorizar el proceso contra Rousseff, debido a las denuncias de corrupción que lo involucran con los desvíos de fondos en la estatal Petrobras, y a las sospechas de que posee cuentas bancarias en Suiza que recibieron dinero obtenido a través de sobornos.

Las denuncias llevaron a Cunha a enfrentar un proceso en el Consejo de Ética de la Cámara Baja, que puede derivar en la impugnación de su mandato.

"Si él tuviera al menos un poco de dignidad ya habría renunciado para defenderse en el Supremo Tribunal Federal, donde está acusado con abundantes pruebas de corrupción", aseveró Stédile.

"No habrá golpe. Saldremos a las calles a resistir", manifestó a su vez el diputado del PT Paulo Pimenta, a través de su cuenta en Twitter.

Cunha tomó la decisión de acoger el pedido contra Rousseff después de que el PT anunciara que sus representantes en el Consejo de Ética votarán a favor de que prosiga el proceso para destituirlo.

"En el momento en que el PT decidió, de manera correcta, votar a favor de la apertura de un proceso contra Cunha, él responde de esta manera", constató el legislador.

El proceso contra Rousseff comenzó hoy con la lectura de las graves acusaciones en su contra que esgrimen los autores del pedido acogido por Cunha: los juristas Hélio Bicudo, un fundador del PT, y Miguel Reale Júnior, ex ministro durante el Gobierno del socialdemócrata Fernando Henrique Cardoso.

A lo largo de 68 páginas, los especialistas acusan a la presidenta de haber violado la Ley de Responsabilidad Fiscal, la Ley de Directrices Presupuestarias y la Constitución.

Consideran además que actuó con "dolo", es decir con intención, y no solamente con culpa, al no evitar negocios que ocasionaron pérdidas a Petrobras en la época en que ella presidía el Consejo de Administración del ente estatal.

"La presidenta actuó como si no supiera nada, como si no hubiera ocurrido nada, manteniendo a sus asistentes intocables y operantes (...) en contra de lo que establece la Constitución Federal", sostienen los juristas, en referencia a ministros, asesores y ex directores de Petrobras implicados en el escándalo de corrupción que mantuvieron sus cargos hasta que actuó la Policía Federal y la Justicia.

También se la acusa de haber ocultado a los electores y a los inversionistas internacionales la verdadera situación económica del país, con el fin de resultar reelegida en los comicios de octubre del año pasado.

"(Hubo) un maquillaje deliberadamente orientado a transmitir a la nación, y también a los inversionistas internacionales, la sensación de que Brasil estaría económicamente saludable y, por tanto, en condiciones de mantener programas en favor de las clases más vulnerables", expresan los juristas.

Otra de las acusaciones destacadas es la promulgación, en 2014 y 2015, de seis decretos presidenciales que facilitaron la apertura de créditos sin la autorización del Congreso, lo que configura una violación de la Ley de Responsabilidad Fiscal.

A raíz de las acusaciones, los juristas solicitan que Rousseff sea condenada a la pérdida del mandato y quede inhabilitada para ejercer cargos públicos por un plazo de ocho años.

"¡Es lo que se pide! Y no solo son los denunciantes los que así lo requieren. Representantes de 45 movimientos sociales suscriben esta denuncia", concluyen los especialistas.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
20 de agosto de 2018 | 02:25
1
ERROR
20 de agosto de 2018 | 02:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"