Rousseff indignada con aval de jefe Diputados a juicio

“Recibí con indignación la decisión del presidente de Diputados de avalar un pedido de impugnación del mandato que me fue conferido”, expresó la presidenta.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se manifestó hoy indignada por la decisión del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, de acoger un pedido de apertura de juicio con miras a su destitución.

"Recibí con indignación la decisión del señor presidente de la Cámara de Diputados de avalar un pedido de impugnación del mandato que me fue conferido democráticamente por el pueblo brasileño", expresó la presidenta.

Pidió además "tranquilidad" ante la situación y "confianza" en las instituciones y el Estado de derecho.

Rousseff calificó como "inconsistentes e improcedentes" las razones que fundamentan el pedido acogido por Cunha, cuyo cargo al frente de la cámara baja también está en jaque a raíz de las denuncias que lo vinculan al escándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

El pedido aceptado por Cunha fue presentado por dos renombrados juristas, Hélio Bicudo, uno de los fundadores del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), y Miguel Reale Júnior, ex ministro de Justicia durante el gobierno del socialdemócrata Fernando Henrique Cardoso.

Dicho pedido se basa en maniobras fiscales cometidas por Rousseff durante su primer Gobierno y que, según se constató, fueron repetidas en el presente mandato, iniciado en enero.

Dichas prácticas violan la Ley de Responsabilidad Fiscal, lo que constituye una razón jurídica para destituir a la presidenta.

"No existe ningún acto ilícito practicado por mí. No sobrevuela sobre mí ninguna sospecha de desvío de dinero público, no poseo cuentas en el exterior, no oculté del conocimiento público la existencia de bienes personales. Nunca coaccioné o intenté coaccionar instituciones o personas en busca de satisfacer mis intereses", agregó Rousseff.

Sus declaraciones fueron interpretadas como un mensaje a Cunha, quien además de ser investigado por el caso Petrobras está bajo sospecha de tener cuentas bancarias en Suiza en las que habría depositado dinero obtenido a través de sobornos.

La presidenta negó asimismo que haya negociado con Cunha, tal como afirman analistas y medios locales. Según esas versiones, el acuerdo entre el Ejecutivo y el jefe de Diputados consistiría en que éste archivara los pedidos de juicio político contra Rousseff, a cambio de que el PT le concediera los votos que precisa para que el Consejo de Ética de la cámara baja rechace un pedido de impugnación de su mandato.

"Yo jamás aceptaría o concordaría con ese tipo de arreglo. Mucho menos con aquellas (negociaciones) que atentan contra el libre funcionamiento de las instituciones democráticas de mi país, bloquean la Justicia u ofenden los principios morales y éticos que deben gobernar la vida pública", dijo Rousseff.

"Tengo convicción y absoluta seguridad en relación a la improcedencia de este pedido (de destitución en su contra), así como en relación a su justo archivamiento. No podemos dejar que conveniencias e intereses indefendibles afecten la democracia y la estabilidad de nuestro país", subrayó.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (1)
18 de junio de 2018 | 05:30
2
ERROR
18 de junio de 2018 | 05:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Aca se debería hacer lo mismo con la arquitecta egipcia, espero que la justicia lo haga, causas sobran....sería un buen ejemplo para la sociedad!!!
    1