Aún no se vislumbra salida a drama de inmigrantes cubanos

Unos 4.000 inmigrantes cubanos cumplieron hoy dos semanas de estar varados en Costa Rica, debido al cierre de la frontera por parte de Nicaragua.

Sigue la crisis de los cubanos varados sin que se vislumbre una salida a la crisis migratoria que afecta al país centroamericano.

Mientras tanto, según medios locales de prensa, Panamá mantiene bloqueado el paso a otros 850 que procedían de territorio colombiano para tratar de llegar a Estados Unidos, el destino final que pretenden alcanzar estas personas.

Nicaragua se mantenía firme en no abrir su frontera con Costa Rica, la que cerró el 15 de noviembre cuando devolvió por la fuerza a unos 700 inmigrantes que trataron de ingresar desde territorio costarricense.

La llegada masiva de inmigrantes procedentes de Ecuador estalló hace tres semanas, después de que las autoridades costarricenses desarticularon una banda de tráfico de personas que prometían a los cubanos llevarlos hasta territorio estadounidense.

Con el arresto de los integrantes del grupo los inmigrantes quedaron a la deriva y se lanzaron en forma masiva hacia la frontera sur de Costa Rica, en Paso Canoas, limítrofe con Panamá.

Además de los casi 4.000 cubanos varados en suelo costarricense, en la última semana se produjeron arribos de hasta 250 por día a Paso Canoas.

Nicaragua acusa a Costa Rica de actuar en forma irresponsable al "enviarle" emigrantes originarios de la isla, y de crearle un problema de "seguridad nacional".

El gobierno costarricense dice por su lado que se trata de un problema que le han heredado, pues estos ciudadanos cubanos proceden de Ecuador, que no les ponía restricciones de ingreso tras salir legalmente de Cuba.

Estos ciudadanos sólo aspiran llegar a Estados Unidos, donde reciben facilidades migratorias, al amparo de la Ley de Ajuste Cubano, de 1966.

Ecuador anunció el jueves que a partir del 1 de diciembre exigirá visa de ingreso a los inmigrantes cubanos. Esta medida ha provocado manifestaciones de protesta frente a la embajada ecuatoriana en La Habana.

Costa Rica ha pedido a Panamá que adopte medidas para contener la emigración hacia Costa Rica. Estos ciudadanos se habían vinculado a una banda de tráfico de personas que los trasladaban desde Ecuador, vía Colombia, Panamá, Costa Rica, el resto de Centroamérica y México, con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Una reunión celebrada el martes en El Salvador, con la participación del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), México, Cuba, Colombia y Ecuador, no logró una salida al problema debido a la posición de Nicaragua de no abrir las fronteras a los inmigrantes.

Costa Rica, que esta semana prometió que no deportará a esas personas a Cuba, pide el establecimiento de un corredor humanitario que permita el paso de esta oleada de cubanos hacia suelo estadounidense.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 17:45
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 17:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"