Protestas mundiales antes de cumbre del clima y disturbios en París

Cientos de miles de personas se manifestaron hoy en todo el planeta para pedir una acción decidida contra el cambio climático un día antes de la cumbre del clima.

Las protestas se dieron pese a la prohibición en Francia, miles de personas salieron a las calles de París y se registraron enfrentamientos con la policía.

En la Plaza de la República del centro de la capital francesa varias decenas de personas encapuchadas arrojaron botellas y otros proyectiles contra la policía, que se encontraba desplegada en el lugar para dar seguridad a una acción pacífica de protesta de la organización civil global Avaaz. Los agentes respondieron con gases lacrimógenos y también emplearon sus porras.

Hasta esta noche, 208 personas fueron transitoriamente detenidas y 174 se encuentran bajo custodia, según lo dio a conocer el ministro del Interior Bernard Cazeneuve.

El presidente francés François Hollande calificó de "escandalosos" los disturbios. "Nosotros sabemos que hay elementos alborotadores, que por cierto no tienen nada que ver con los ecologistas", afirmó Hollande en Bruselas, donde participó de la cumbre entre la Unión Europea (UE) y Turquía.

"Eso es doblemente lamentable, incluso digo escandaloso", declaró Hollande en relación a los incidentes. Tras los atentados la Plaza de la República se convirtió en un sitio de conmemoración de las víctimas, donde los franceses depositan velas y flores.

Mientras tanto, las manifestaciones se extendieron pacíficamente este domingo por todo el planeta, desde Sydney a Washington, en el marco de la iniciativa Marcha Global del Clima. En total estaban previstas este fin de semana más de 2.300 acciones de protesta en 175 países.

El inicio de las protestas globales se produjo en Australia, donde se congregaron miles y miles. Solamente en Sydney se reunieron más de 45.000 personas en las calles a favor de un mayor compromiso para evitar el calentamiento global.

En Londres, en tanto, los organizadores anunciaron que unas 50.000 personas participaron en las protestas por el barrio gubernamental. Hasta allí llegaron muchos grupos que en realidad querían salir a las calles de París. Y en Berlín los organizadores se refirieron a 17.000 manifestantes y la policía los estimó en casi 10.000.

Miles de personas se volcaron también a la calle en España. La protesta española más multitudinaria fue la de Madrid. Según los organizadores, congregó a 15.000 personas en el centro de la capital española en un ambiente reivindicativo y festivo.

En Bruselas unos 4.000 manifestantes formaron una cadena humana por el centro de la ciudad. A raíz del temor a atentados, fueron canceladas grandes manifestaciones que se habían planeado en Bélgica. En Roma se registró una protesta que convocó a unas 10.000 personas.

En Washington salieron miles de personas a manifestarse, entre otros ante la Casa Blanca. En Nueva York cinco organizaciones anunciaron protestas en diferentes distritos de la ciudad.

En París, pese a la prohibición vigente de manifestaciones públicas, la policía permitió que los manifestantes se tomaran de la mano en las aceras de varias calles del centro para exigir que la cumbre del clima adopte un acuerdo vinculante para limitar el calentamiento global.

Algunos manifestantes enarbolaron pancartas de cartón azules para llamar la atención sobre el peligro que supone la subida del nivel del mar. Sin embargo, la mayoría de las calles en la capital francesas permanecieron semivacías a causa del estado de emergencia que rige en el país tras los atentados del 13 de noviembre, que dejaron 130 muertos.

Avaaz colocó durante la mañana miles de zapatos viejos en la Plaza de la República como representación simbólica de los cientos de miles de personas que no pudieron manifestarse en reclamo de medidas contra el cambio climático.

Uno de los organizadores de la manifestación dijo que el Vaticano había regalado un par de zapatos con el nombre del papa Francisco. La organización ecologista internacional Greenpeace lanzó al cielo un globo aerostático con un mensaje que decía "Levántense a favor de las energías renovables".

En virtud del estado de emergencia están prohibidas todas las manifestaciones públicas en Francia. Además, los hinchas de los equipos de fútbol no pueden asistir a los partidos que se jueguen fuera de casa hasta el 14 de diciembre. La Policía francesa alega que no está en condiciones de garantizar al mismo tiempo la seguridad durante la cumbre del clima y durante los partidos de fútbol.

En tanto, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, visitó hoy la sala de conciertos Bataclan, donde los terroristas asesinaron a 89 personas. También la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, rindió homenaje a las tres víctimas chilenas asesinadas en esa sala y aseguró que no aceptará "el terror como mecanismo de intimidación".

Por su parte, Hollande se reunió con Trudeau y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y tenía prevista una cena de trabajo con su homólogo chino Xi Jinping.

La cumbre climática será inaugurada este lunes y concluirá el 11 de diciembre. A la inauguración acudirán unos 150 jefes de Estado y de gobierno, entre ellos el presidente estadounidense Barack Obama, Xi Jinping, la brasileña Dilma Rousseff, el mexicano Enrique Peña Nieto y la canciller alemana Angela Merkel.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, llamó a los participantes a negociar con celeridad para evitar el caos y un eventual fracaso de la conferencia. "Comprendo que algunos tienden a esperar a que otros den el primer paso", afirmó Fabius durante una discusión previa a la cumbre, en la que participaron delegaciones de un gran número de países.

Sin embargo, agregó el ministro del Exterior galo, es un error esperar un "milagro en la última noche" o una prórroga de la conferencia, cuya conclusión está prevista para el 11 de diciembre: "Hemos fijado una fecha de clausura y muchos tienen que salir en la noche del 11 de diciembre".

Ultima información: 300 detenidos

Más de 300 activistas detenidos en París en vísperas de la cumbre

Un total de 317 personas fueron detenidas temporalmente el domingo en París cuando se produjeron disturbios al margen de una manifestación pacífica con motivo de la cumbre mundial del clima, informó hoy la Policía francesa.

Un grupo de manifestantes violentos arrojó botellas y otros proyectiles contra los policías movilizados para garantizar la seguridad durante la concentración pacífica en la céntrica Plaza de la Revolución.

Las manifestaciones en Francia están prohibidas en virtud del estado de emergencia que rige en el país desde los atentados terroristas del pasado 13 de noviembre, que dejaron 130 muertos y más de 350 heridos. 

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 20:28
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 20:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"