Argentina, un país devastado por el peronismo

Según Le Figaro, el peronismo se caracteriza por la disposición de intervenir en la economía para ocultar problemas en lugar de resolverlos. El desafío de Macri.

Por Charles Wyplosz, profesor de Economía Internacional en el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo (Graduate Institute) de Ginebra. Director del Centro Internacional de Estudios Monetarios y Bancarios.  

Argentina pasó de ser uno de los países más ricos del mundo a un estado paria. El nuevo presidente, Mauricio Macri, se encuentra al pie de una gran montaña cuyo ascenso será peligroso.

Argentina eligió a un presidente no peronista por primera vez desde 2003. El peronismo está en constante evolución y se basa en un líder autoritario, una alianza con los sindicatos y fuerzas armadas y una expansión de las subvenciones para comprar buena voluntad de los votantes y las empresas; también el peronismo se caracteriza por una fuerte dosis de nacionalismo y antiamericanismo, el proteccionismo y la disposición de intervenir en la economía para ocultar problemas, en lugar de resolverlos.

En los últimos años el crecimiento se ha detenido. El gobierno impuso controles de cambio, pero aún así las reservas cayeron a un nivel peligrosamente bajo. Esto quizás explica la sorpresa de la victoria de Macri.

Macri debería detener rápidamente el proteccionismo, detener a los impuestos a la exportación, (un completo disparate). Tendrá que lidiar con un parlamento dominado por el partido peronista, decidido a volver al poder rápidamente. 

La nota completa en Le Figaro

Captura de pantalla (443)

Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 04:35
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 04:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"