Kosovo no pudo entrar a la Unesco

El pequeño país, que mantiene una fuerte disputa de soberanía contra Serbia, no alcanzó los votos necesarios para ser miembro de ese organismo de la ONU.

El plenario de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) rechazó el pedido de Kosovo para convertirse en  miembro de pleno derecho de dicha institución, en una decisión que Serbia y Rusia aclamaron como una victoria diplomática. También trajo alivio a España, la cual enfrenta el proceso independentista de Cataluña.

Rusia y Serbia se habían opuesto ferozmente a la realización de la votación, como así también la inclusión de Kosovo. De hecho, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, advirtió el viernes que es contraproducente el uso de la UNESCO para legitimar al que llamó "autoproclamado Estado de Kosovo".

Kosovo declaró su independencia de Serbia en 2008, casi una década después de que la OTAN fue a la guerra para detener la matanza y expulsión de civiles de etnia albanesa por parte de las fuerzas serbias que trataban de aplastar una insurgencia en esa región.

Serbia no reconoce a Kosovo como soberana, pero suscribió un acuerdo en 2013 diseñado para resolver las relaciones entre los gobiernos serbio y kosovar, como una condición de mayor progreso de Belgrado hacia la adhesión a la Unión Europea.

El nuevo país es hasta ahora reconocido por 111 estados, pero no por Serbia, Rusia y China, estos dos últimos miembros del Consejo de Seguridad de la ONU. Tampoco lo es para España, Grecia, Argentina y Moldavia, estados que enfrentan procesos de separatismo u ocupación colonial en territorios disputados.

Para ganar la membresía de la UNESCO, Kosovo necesitaba una mayoría de dos tercios de los Estados votantes. De los 142 países que votaron, 92 apoyaron la moción, 50 votaron en contra y 29 se abstuvieron, lo que significó que la propuesta no alcanzó los dos tercios por solo tres votos.

Estados Unidos y la mayoría de los países de la Unión Europea defendieron votar y, además, hacerlo a favor. Así lo hicieron a continuación Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Irlanda, Hungría, Austria, Suecia, Luxemburgo o Portugal. Junto con España, los dos únicos votos europeos que votaron en contra fueron los de Chipre y Eslovaquia, mientras Grecia, Polonia y Rumanía optaron por la abstención. 

En el bloque de quienes votaron en contra, además de España, Rusia, Serbia y China, han figurado todos los aliados de Moscú y bastantes países de Latinoamérica, como Argentina, Chile, Brasil, Bolivia, Cuba, Ecuador, México, Nicaragua, Venezuela o Guatemala. 

"La gran mayoría de los países del mundo han votado para Kosovo", exclamó en Facebook el ministro de Exteriores, Hashim Thaci, a pesar de no lograr el objetivo principal. "Desafortunadamente, por sólo tres votos no ganamos la mayoría absoluta necesaria", aclaró.

Kosovo es un miembro del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Comité Olímpico, pero ha estado luchando para unirse a otras organizaciones internacionales debido a las objeciones de Serbia. "El camino de Kosovo es imparable y vamos a intentar unirnos a otras organizaciones, como la UNESCO, una vez más", dijo Thaci.

Por su parte, el presidente de Serbia, Tomislav Nikolic, describió el fracaso de Kosovo para asegurar la membresía de la UNESCO como una victoria diplomática. "Esta es una victoria justa y moral en condiciones casi imposibles", dijo Nikolic en un comunicado.

Además, la Iglesia Ortodoxa Serbia dio la bienvenida a la decisión de llamar a un diálogo sobre la preservación del patrimonio cultural y religiosa serbia en Kosovo: "El tema de la herencia religiosa y cultural no puede y no debe ser resuelto a través de la política, especialmente en una situación en tantos lugares de culto cristianos y los cementerios que han sido destruidas después de la (última) guerra".

Fuentes:

Reuters

y

El País

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 10:00
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 10:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"