Pocas chances de hallar con vida víctimas de rotura de diques

Son "pocas" las chances de que hayan sobrevivido los 13 trabajadores que están enterrados desde el jueves bajo un mar de lodo que destruyó un pequeño poblado en el sureste de Brasil. 

La tragedia se dio a raíz de la ruptura de dos diques de contención de desechos mineros, dijo el gobernador de Minas Gerais, Fernando Pimentel.

"Los 13 trabajadores que estaban encima del dique en el momento del accidente, lamentablemente tienen pocas chances de estar vivos. Tenemos que reconocerlo", dijo el gobernador, en declaraciones que reproduce el portal de noticias "UOL".

Otras 15 personas, que vivían en las inmediaciones de la mina, fueron reportadas como desaparecidas. Respecto a ellas, Pimentel mantuvo alguna esperanza.

"Los otros 15 no sabemos. Quién sabe si no podemos aún localizar a alguno que haya escapado de la tragedia y haya quedado perdido en alguna localidad. No quiero quitarle las esperanzas a nadie, puede ser que podamos encontrar a alguien más con vida, pero a medida que el tiempo va pasando, la esperanza va disminuyendo", afirmó el gobernador.

Hasta el momento fueron confirmadas únicamente dos muertes a raíz del accidente, ocurrido por la ruptura de dos diques pertenecientes a la empresa Samarco.

Al ceder, unos 62 millones de metros cúbicos de lodo mezclado con residuos de minería se precipitaron montaña abajo arrasando con el pequeño pueblo de BentoRodrigues, un suburbio de la ciudad de Mariana, localizada a unos 100 kilómetros de Belo Horizonte.

Todavía se desconocen las causas por las cuales cedió el dique Fundao, que contenía unos 55 millones de metros cúbicos de desechos que forzaron la ruptura de un segundo dique, que tenía siete millones de metros cúbicos de material.

No obstante, llamó la atención un leve sismo, de magnitud 2,5, que se produjo cerca de una hora antes del accidente. La vinculación entre el temblor y la ruptura de los diques todavía no fue confirmada.

Asimismo, se critica a la empresa por no poseer una señal sonora para avisar a los vecinos del lugar sobre un eventual accidente. Se considera que tal alerta hubiera sido clave para que más personas pudieran abandonar sus casas y huir hacia los puntos más altos de la villa.

Según informó la propia empresa, al romperse el primer dique algunos vecinos, cuyo número exacto no fue precisado, fueron avisados por teléfono sobre el siniestro.

Además de Bento Rodrigues, donde residen unas 500 personas y quedó completamente destruido, otras cinco localidades fueron afectadas por el lodo, que cubrió un área de cien kilómetros de radio, aproximadamente.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 13:41
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 13:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"