Republicanos nombraron al sucesor de John Boehner

Paul Ryan fue electo presidente de la Cámara de Representantes y ocupará el lugar que dejó el legislador que renunció tras mostrarse conmovido por el discurso de Francisco en el Capitolio.

 Los representantes republicanos nominaron a Paul Ryan el miércoles para la presidencia de la cámara, dándole su apoyo a un dirigente joven con la esperanza de que atenúe el caos y las rencillas internas que han plagado al partido.

Ryan, republicano por Wisconsin, fue candidato a la vicepresidencia en el 2012 y es considerado un portavoz fotogénico para las causas conservadoras. Cuando sea elegido por la cámara baja en pleno, lo que ocurrirá el jueves, tendrá a su cargo un cuerpo político sumido en pugnas internas desde la renuncia de John Boehner.

Ryan ganó en una votación secreta en que derrotó a su principal rival, Daniel Webster de Florida, por 200 votos contra 43. La representante Marsha Blackburn de Tennessee obtuvo un voto y Kevin McCarthy de California, quien había renunciado a la candidatura, obtuvo también un voto.

Hay 247 republicanos en la cámara baja.

Ryan inicialmente se había negado a ocupar el cargo, ya que prefería conservar la presidencia del Comité de Medios y Arbitrios, que está a cargo de asuntos como impuestos, programas de salud y comercio, en los que ha deseado ejercer influencia.

La cúpula del partido lo convenció al verlo como el mejor candidato para unir a las facciones en disputa, aunque el nuevo cargo podría ser mal augurio para cualquier futura aspiración presidencial de Ryan.

Ryan, quien lleva 17 años en la Cámara de Representantes, será el dirigente más joven en ocupar el cargo desde James Blaine, quien tenía 39 cuando fue titular de la cámara en 1869.

La decisión de nominar a Ryan ocurre el mismo día en que la Cámara de Representantes se apresta a aprobar un plan presupuestario en base a un acuerdo que el partido forjó con el presidente Barack Obama durante semanas de negociaciones confidenciales.

El acuerdo permite al gobierno pedir préstamos a fin de pagar sus cuentas, y fijar límites de gasto para temas de defensa e infraestructura nacional para los próximos dos años. Se anticipa que el Senado le dará aprobación definitiva en los próximos días.

La aprobación de tal acuerdo eliminaría la posibilidad de que el gobierno se declare en mora de pagos o que haya un cierre de las funciones públicas. El liderazgo republicano está decidido a evitar tales enfrentamientos por temor a afectar su imagen antes de las elecciones presidenciales y legislativas del año entrante.

Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 09:51
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 09:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"