Mañana reanudan el escrutinio definitivo en Córdoba

Será la cuarta jornada del conteo de las más de 6.000 urnas depositadas en el palacio de Tribunales. El provisorio había arrojado el triunfo del oficialista Schiaretti, para gobernador, por apenas el 1,1%.

Con unas 500 urnas "consolidadas" luego de tres días de labor se reanudará este lunes el escrutinio definitivo de las elecciones cordobesas del pasado domingo, que en el provisorio arrojó el triunfo del oficialista Juan Schiaretti, para gobernador, por apenas el 1,1%, que equivale a unos 17 mil votos sobre más de 1.600.000 sufragantes.

Las demoras en que se efectuó el escrutinio provisorio y la información que se fue dando en la madrugada del lunes pasado provocaron que el intendente cordobés, Luis Juez y el Frente Cívico y Social que representa cuestionaran el resultado exigiendo el recuento "voto por voto", no aceptado inicialmente por la recusada, luego confirmada jueza electoral, Marta Vidal.

Esa decisión quedó en manos del Tribunal Superior de Justicia, que se expediría entre mañana y pasado, luego de que todos los partidos opositores a Unión por Córdoba-PJ, apoyaran la postura del Frente Cívico.

En tanto, como lo estipula la ley electoral provincial, se está efectuando la rutina habitual del escrutinio definitivo de las más de 6.000 urnas depositadas en el palacio de Tribunales II, que desde el viernes custodian efectivos de la Gendarmería Nacional.

La tarea se está llevando a cabo, desde el jueves pasado, en doce mesas escrutadoras, instaladas a los costados de las urnas en el amplio Salón de los Pasos Perdidos con dos empleados del Poder Judicial y un fiscal por partido, en cada una, a las que pueden acceder los apoderados de los partidos.

Si todos acuerdan en que las actas están correctas se las aprueba para que se las cargue luego en el escrutinio. Pero si un fiscal observa irregularidades, esa acta pasa a la "mesa de incidencias", en la que es analizada al final de la jornada.

La mesa de incidencias está integrada por la jueza, y el secretario electoral, José Pérez Corti y los apoderados de cada partido, quienes buscan superar los diferendos por los cuales el acta fue observada. Si no hay acuerdo, la última palabra sobre la validez o no del acta la tiene la jueza electoral, Marta Vidal. Si un acta finalmente es anulada, hay que llamar a elecciones complementarias en la mesa a la que pertenece.

Pero antes de llegar a esa medida extrema, en la mesa procuran "reconstruir" los números en base a los sobres y las coincidencias que hubiera en el acta.

Una causal indiscutible de nulidad es cuando en el acta consta una diferencia del dos por ciento o más entre los votantes marcados en el padrón y los sobres utilizados en esa mesa.

Hasta el momento, se abrieron 10 urnas cuyas actas fueron observadas, pero a ocho se les dio curso una vez contados los sobres, lo que permitió despejar dudas sin necesidad de recurrir al conteo de voto a voto.

La urna con mayor problemas, se encontró el sábado, y fue una femenina de la seccional 3 de esta Capital, porque no contenía el acta correspondiente, sino una nota firmada por la presidenta de mesa que aclaraba que había diferencia entre los votos emitidos y los sobres, por lo que la remitió al juzgado sin hacer el escrutinio.

Por ello, el Frente Cívico y Social reclamó la anulación lisa y llana de la mesa, lo que quedó a resolución de la jueza. El secretario Pérez Corti, precisó que desde el inicio del recuento final de las elecciones provinciales hay 500 actas "consolidadas"

Esto es, las planillas de otras tantas urnas que están en orden o que fueron observadas por algún fiscal pero a las que finalmente se les dio validez sin necesidad de contar uno por uno los votos de esas urnas.

La cifra es de alrededor del ocho por ciento del total y permite al justicialismo y al Frente Cívico fundamentar las interpretaciones que vienen ensayando previo al conteo, aclarándose que no se brindarán datos parciales, cifras que se darán a conocer con el escrutinio total que puede llevar por lo menos dos semanas más, si se intensifica el ritmo de trabajo.

Para el PJ y sus socios de Unión por Córdoba, el hecho de que se hayan aprobado la inmensa mayoría de las actas analizadas hasta ahora, es un indicio claro de la transparencia de los comicios que arrojaron como ganador provisorio a Juan Schiaretti por unos 17 mil votos de diferencia.

Las actas revisadas hasta ahora pertenecen a los departamentos Capital, Calamuchita, Colón y Cruz del Eje. Los seguidores de Luis Juez aseguran que las irregularidades más salientes quedarán a la vista cuando se repasen las actas de los departamentos Marcos Juárez y Unión, así como las correspondientes al interior de los departamentos Río Cuarto y San Justo, sitios donde Schiaretti hizo grandes diferencias.
Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 05:35
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 05:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"