Nuevo golpe policial al líder catalán Jordi Pujol y familia

La policía española registró hoy las viviendas del histórico adalid catalán y de tres de sus hijos por orden del juez que investiga un caso de corrupción.

La operación supone un nuevo golpe a la familia del ex presidente catalán, de 85 años, quien en julio de 2014 admitió haber ocultado una fortuna en paraísos fiscales durante más de 30 años.

Los registros de hoy están relacionados con la causa judicial abierta por presunto blanqueo de capitales y fraude fiscal contra su primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, según informó la prensa.

Se produce después de que las autoridades de Andorra enviaran al juez de la Audiencia Nacional que investiga el caso, José de la Mata, la información reclamada sobre los movimientos de dinero de la familia.

Unos 200 agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) participaron en la operación policial, llevada a cabo en Madrid y Barcelona desde primera hora de la mañana y que incluyó también el registro de sedes de empresas de la familia.

No hay prevista ninguna detención, según fuentes cercanas al caso citadas por medios españoles.

"No hay margen de impunidad para cualquiera que incumple las leyes y que comete un delito y menos para quienes han representado instituciones públicas y gestionado gobiernos estatales, autonómicos o locales", dijo al hilo de la operación el ministro español de Justicia, Rafael Catalá, quien habló a los micrófonos de la emisora de radio Cadena Ser.

La investigación en torno a Pujol Ferrusola, de 57 años, arrancó en 2012 a raíz de una denuncia interpuesta por su ex pareja, quien aseguró que llevaba "bolsas con billetes de 500 euros" a Andorra, principado situado entre Francia y España.

El juez De la Mata investiga supuestos pagos millonarios de empresarios al primogénito de los Pujol a cambio de trabajos que no se demostraron. Se sospecha que pudieron responder a comisiones a cambio de la adjudicación de obras públicas.

Jordi Pujol, quien gobernó la región de Cataluña (noreste) entre 1980 a 2003, confesó en julio de 2014 haber ocultado durante más de tres décadas un dinero procedente de una herencia familiar, según su versión.

Meses después, un juez de Barcelona lo imputó junto a su esposa y a tres de sus hijos ante la sospecha de que el dinero amasado por la familia procediera de acciones corruptas.

La investigación en torno a la familia Pujol supuso un golpe para el actual presidente en funciones del gobierno catalán, Artur Mas, considerado delfín del histórico político. El asunto surgió en medio del proceso independentista que impulsa.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 00:15
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 00:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"