EEUU busca opciones ante escasez de inyección letal

Entre ellas, métodos anticuados como el ahorcamiento, la electrocución y el fusilamiento.

 La decisión de Ohio de demorar las ejecuciones por todo un año, mientras busca los fármacos para la inyección letal, pone de relieve el dilema actual que enfrentan los estados que aún imponen la pena capital.

Aunque el apoyo a la pena capital persiste, los estados tienen problemas para encontrar un medio legal para llevarla a cabo, y eso ha creado esperanza entre los detractores de que se ponga fin permanente a las ejecuciones.

"Realmente subraya la creciente desconfianza e insatisfacción pública con los departamentos estatales de correccionales en que sean capaces de administrar la pena de muerte", dijo el martes Kevin Werner, quien encabeza la organización "Ohioans to Stop Executions (Residentes de Ohio contra las Ejecuciones).

La falta de fármacos y las disputas legales en torno a ellos y su procedencia es algo que ocurre en varios estados, incluyendo Arkansas, Nebraska y Oklahoma. Sin embargo, quienes están a favor de la pena capital señalan como opciones viables métodos anticuados como el ahorcamiento, la electrocución y el fusilamiento.

"Hay mucha electricidad y muchas cuerdas", dijo el senador estatal, Bill Seitz, republicano de Cincinnati.

El lunes, el gobernador de Ohio, John Kasich, emitió indultos para posponer 11 ejecuciones programadas para el año entrante y una más de inicios de 2017. Ahora, Ohio cuenta con 25 prisioneros programados a muerte, incluyendo algunos en 2019.

La agencia de prisiones de Ohio señaló que necesita más tiempo para abastecerse de fármacos. No han ejecutado a nadie desde enero de 2014.

Quienes están a favor de la pena capital reconocen que el desabasto podría ser el primer paso hacia la abolición de la pena capital. En la región central de Ohio, el procurador del condado de Franklin, Ron O'Brian se queja de que el estado tiene una "moratoria funcional" vigente.

Nebraska no tiene manera de ejecutar prisioneros debido a que no cuenta con dos de los tres fármacos requeridos para la inyección letal. El año entrante, los votantes decidirán si mantienen la derogación legislativa a la pena capital.

Al igual que Ohio, Nebraska ha buscado los fármacos para la ejecución en el extranjero, algo a lo que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) se opone. Hace dos años, una corte federal de apelaciones falló que la FDA cometía un error al permitir la importación de tiopentato de sodio para utilizarse en las ejecuciones. El fallo se dio a raíz de una demanda interpuesta por sentenciados a muerte en Tennessee, Arizona y California. 

Opiniones (0)
14 de agosto de 2018 | 03:43
1
ERROR
14 de agosto de 2018 | 03:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"