VW reducirá 1.000 millones de euros en inversiones al año

El mayor fabricante de automóviles del mundo comunicó hoy que acelerará el programa de ahorro previsto antes de que estallase el escándalo en Estados Unidos.

El gigante automotor Volkswagen recortará sus inversiones anuales en 1.000 millones de euros (1.100 millones de dólares) como consecuencia del fraude de las emisiones contaminantes de sus coches con motores diésel.

El mayor fabricante de automóviles del mundo comunicó hoy que acelerará el programa de ahorro previsto antes de que estallase el escándalo en Estados Unidos, mediante el cual la empresa quería ahorrar a más tardar a partir de 2018 unos 5.000 millones de euros al año.

La automotriz alemana deberá afrontar multas y demandas judiciales millonarias por haber manipulado los motores de 11 millones de automóviles diésel para simular una menor emisión de gases contaminantes.

Volkswagen anunció que sus motores diésel en Europa y América del Norte serán equipados "lo más pronto posible" con una tecnología más avanzada y costosa de depuración de gases de escape. "En los vehículos diésel serán instalados solamente los mejores sistemas de depuración", prometió Herbert Diess, presidente de la marca Volkswagen.

La semana pasada, el nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Müller, comunicó a la plantilla que revisaría "todas las inversiones" para cancelar o aplazar lo que no fuese "estrictamente necesario".

La compañía destinará cerca de 6.500 millones de euros (7.250 millones de dólares) de los beneficios del tercer trimestre para hacer frente a los gastos derivados del escándalo, que podría acabar costándole más de 18.000 millones de dólares solamente en concepto de multas en Estados Unidos.

En el marco del plan de ahorros también figurarán recortes en las inversiones en el mundo deportivo. Según señala hoy el diario "Bild", el club de fútbol Wolfsburgo, de propiedad de Volkswagen, canceló la construcción de un nuevo centro de entrenamiento para divisiones inferiores por 40 millones de euros.

Agrega el rotativo que además, el club deberá devolver a la casa matriz a modo de contribución para afrontar la crisis una parte de los 60 millones de euros de superávit que arrojaron las ventas del goleador Kevin de Bruyne al Manchester City (80 millones de euros) y de Ivan Perisic (20 millones de euros) al Inter Milán.

"La marca Volkswagen adoptará una nueva posición de cara al futuro", declaró Diess. "Vamos a ser más eficientes, daremos una nueva orientación a nuestra cartera de productos y a nuestras tecnologías y abriremos espacio a tecnologías de futuro redoblando la dinámica de nuestro programa de eficiencia".

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 21:07
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 21:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"