La solución final para el fin del hambre extremo en el mundo

Especialistas afirman que en los últimos 50 años se han eliminado las hambrunas calamitosas en el planeta, pero hay un factor de fondo que impide una solución final.

 Las hambrunas calamitosas parecen haber desaparecido del planeta, pero debe hacerse más para erradicar dicho flagelo, dice un nuevo informe que incluso sugiere flexibilizar la legislación antiterrorista estadounidense que inhibe la labor humanitaria.

El estudio, parte del Índice Mundial del Hambre 2015 publicado el lunes, dice que uno de los "logros no anunciados" de los últimos 50 años ha sido la eliminación de hambrunas calamitosas que causan más de un millón de muertos y la reducción "casi a cero" de las grandes hambrunas que matan a más de 100.000 personas.

"La tendencia es notable", comentó Alex de Waal, director ejecutivo de la Fundación Mundial de la Paz en la Universidad Tufts. 

Hasta mediados del siglo XX morían millones por el hambre en cada década: de 27 millones en 1900-1909 y más de 15 millones en las décadas de 1920, 1950 y 1960, hasta 1,4 millones en la década de 1990. En todo lo que va del siglo XXI la cifra de muertos por hambre se aproxima a 600.000.

Por otra parte, el reporte que acompaña al Índice Mundial del Hambre ha puesto énfasis este año en la situación de Libia, Siria, la República Democrática del Congo, Sudán, Sudán del Sur y otros países marcados con gris en el mapa: esos son los Estados de donde están huyendo millones de personas para escapar de la guerra y de otras formas de violencia, y en donde ha sido imposible obtener estadísticas fiables sobre el grado de miseria y desnutrición de sus habitantes.

¿Es así?

 Roman Herre, miembro de la sección alemana de FIAN, una organización internacional concentrada en la defensa de la alimentación como derecho humano, expresa la siguiente crítica: 

“En dos décadas apenas hemos logrado reducir la cantidad de personas que pasan hambre en el mundo de 1.000 millones a alrededor de 800 millones”. En este sentido destaca que la hambruna sigue siendo un problema grave en 52 de los 117 países del mundo; eso es algo que el Índice Mundial del Hambre no puede ni quiere ocultar.    

 Herre añade que, por definición, cuando se dice que hay 800 millones de personas con hambre se está aludiendo a quienes no pueden comer todos los días, pero se está dejando por fuera a quienes padecen desnutrición y a los que “sólo” pasan hambre durante un trimestre del año. Según Herre, la noción de que hay 2.000 millones de personas desnutridas en el mundo es mucho más cercana a la idea de hambre que tiene en mente el ciudadano promedio de un país industrializado o en vías de industrialización. /Fuente: AP y DW.com

Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 16:10
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 16:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"