Informe desalentador del Banco Mundial para América Latina

Para la entidad, "los estados deben impulsar políticas no cortoplacistas". Mirá las declaraciones del jefe regional de la entidad, Augusto de la Torre.

La desaceleración económica llegó a América Latina, y para quedarse buen tiempo, por lo que los estados deben impulsar políticas no cortoplacistas, advirtió hoy en Lima el economista jefe regional del Banco Mundial (BM), Augusto de la Torre.

"Las políticas anticíclicas ya no sirven. Se necesitan cambios con enfoques permanentes. El nombre del juego es hacer una transición ordenada hacia una nueva realidad", dijo De la Torre al presentar un informe sobre empleos, salarios y desaceleración regional en el marco de la asamblea anual del BM y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ajustes en el gasto y un sinceramiento del tipo de cambio deben estar en la base de esas políticas, agregó el mexicano, que admitió que en la región solo Chile parece situado ya en una línea de superación de la crisis, derivada en gran parte de la caída de los precios de las materias primas.

La diversificación y el crecimiento de las exportaciones a partir del sector manufacturero es otro reto, agregó De la Torre, quien hizo una distinción entre países más vulnerables, como Argentina y Brasil, con otros que se perfilan más sólidos ante el nuevo panorama, como Colombia, México y el Perú.

"Más importante que el tema de los salarios será mantener la oferta de empleo", indicó De la Torre, quien pidió hacer un análisis serio al respecto, pues el debate ha estado, según él, "altamente politizado, altamente ideologizado".

De acuerdo con el informe, en tiempos de "bonanza" el empleo y los salarios mejoraron en América Latina, en especial entre la mano de obra menos calificada. Ahora la situación es distinta y se perfila una regresión en la que los jóvenes se ven obligados a regresar a las casas de sus padres y "vagabundear".

En esa mirada se situó también uno de los panelistas, el ex ministro peruano de Economía Luis Miguel Castilla, quien planteó la necesidad de introducir cambios en la legislación para darles opciones a los empresarios de generar empleos sin verse afectados por los costos laborales.

Para Castilla, embajador en Washington, la situación laboral puede entrar en una fase regresiva, lo que apuntaló De la Torre al insistir en que aunque los salarios no sean apetecibles lo más aconsejable es que haya más empleos.

El otro panelista, Michael Shifter, presidente de la organización Diálogo Intermericano, advirtió entretanto que los Estados de América Latina, para enfrentar la crisis, "no se pueden dar el lujo de reducir las políticas sociales".

Schifter presentó un panorama difícil, con conflictos sociales generados por quienes no lograron en recientes "buenos tiempos" el avance necesario para garantizar que no sufrirán regresión.

"La falta de perspectivas puede generar fenómenos como la fuga de cerebros y aumentar la tensión social en un contexto de alta desaprobación para los gobiernos y de un deseo de no aceptar más la corrupción política", afirmó.

Para el estadounidense, dentro de las medidas a seguir se debe tener en cuenta el reforzamiento de la Justicia, para que políticos y empresarios corrupos paguen culpas, y la creación de partidos sólidos que le den sustento real a la democracia.

Lima es escenario esta semana de la cita anual del BM y el FMI, que reúne a ministros de Economía y presidentes de bancos centrales de 188 países, asñi como a unos 12.000 visitantes ligados de alguna manera al tema.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 22:13
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 22:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"