Puerto Rico pide ayuda a EEUU para resolver su crisis financiera

Además, desde el gobierno, presionaron a Washington para que permita al país caribeño a acogerse a la ley de quiebra estadounidense para restructurar su deuda.

Representantes del gobierno de Puerto Rico pidieron hoy ayuda a Estados Unidos para resolver su crisis financiera y presionaron a Washington para que permita al país caribeño a acogerse a la ley de quiebra estadounidense para restructurar su deuda.

El comité de Finanzas del Senado mantuvo hoy una audiencia sobre los "Desafíos financieros y económicos en Puerto Rico", en la que participaron, entre otros, el representante de Puerto Rico en Washington, Pedro Pierluisi, y la presidenta del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), Melba Acosta.

Durante su intervención, Pierluisi señaló la necesidad de que Puerto Rico pueda acogerse a la ley de quiebra (capítulo 9), al igual que hizo la ciudad de Detroit. Para poder hacerlo, habría que hacer un cambio de la ley, a lo que muchos legisladores se oponen.

"Sería el colmo de la hipocresía criticar a Puerto Rico sin reconocer la responsabilidad compartida del gobierno federal en esta crisis", dijo Pierluisi, quien consideró que la raíz de la crisis de Puerto Rico está en su estatus territorial.

"No es sólo un problema de Puerto Rico, es un problema estadounidense, que requiere una solución estadounidense", añadió el representante de la isla. "Si nos tratan como ciudadanos de segunda clase, no esperen que tengamos una economía de primera clase", añadió Pierluisi.

La presidenta del BGF explicó que "la crisis es el resultado de décadas de políticas públicas desacertadas - tanto en San Juan como en Washington- acompañadas de una continua economía estancada, un aparente acceso ilimitado al crédito fácil y un mercado deseoso de prestar".

Acosta consideró que Puerto Rico, como estado asociado de Estados Unidos y sujeto a sus leyes y regulaciones, "necesita ayuda del gobierno de Estados Unidos para salir de esta crisis".

Los senadores republicanos exigieron una mayor trasparencia del gobierno de Puerto Rico sobre sus finanzas y reconocieron que no saben cómo ayudar a la isla a salir de esta crisis financiera.

"No creo que tengamos suficiente información para tomar decisiones", dijo el presidente del Comité de Finanzas, el republicano Orrin Hatch.

Por otro lado, el senador demócrata Bob Menéndez instó al gobinero federal estadounidense a tomar acciones para estabilizar la situación y proteger a los 3,5 millones de ciudadanos estadounidenses en la isla.

"No sólo tenemos un papel que jugar, tenemos una responsabilidad de ayudar a afrontar este reto", dijo Menéndez. A este senador hispano le pareció "increíble" que Estados Unidos tenga "esta actitud como si Puerto Rico fuera un país en el extranjero y esto fuese un tema sobre ayuda exterior".

Puerto Rico arrastra una deuda de 73.000 millones de dólares, que, según reconoció en junio el gobernador Alejandro García Padilla, es "impagable", tras ocho años en recesión económica.

Por tratarse de un estado libre asociado a Estados Unidos, Puerto Rico, al que ya llaman la Grecia del Caribe por su crisis financiera, no puede declararse en quiebra.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 17:38
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 17:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"