Castro muestra en la ONU sus diferencias con EEUU

En apenas 15 minutos, su discurso en la primera presencia cubana ante la Asamblea desde 1960, fue crítico con la política imperialista sin citar a EEUU ni a Obama.

Como Fidel, pero más breve. El presidente de Cuba, Raúl Castro, aprovechó su primera intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas para mostrar las diferencias que mantiene con Estados Unidos pese al acercamiento diplomático.

Con apenas 15 minutos, su discurso estuvo lejos de las cuatro horas y media de Fidel Castro en su primera presencia ante la Asamblea en 1960, pero fue igualmente crítico con la política imperialista sin citar a Estados Unidos ni al presidente norteamericano Barack Obama, con el que mañana se reunirá en Naciones Unidas. Será el segundo encuentro tras el histórico de abril en la Cumbre de las Américas en Panamá.

Castro, primer presidente de Cuba en hablar ante la ONU desde que lo hizo su hermano Fidel en 2000, se refirió al "largo y complejo proceso hacia la normalización" que ambos países comenzaron en diciembre de 2014 y que les ha llevado ya a la reapertura de sus respectivas embajadas tras más de medio siglo de enfrentamiento ideológico.

Pero ante 140 líderes jefes de Estado y de gobierno, Castro recordó que aún son muchas las diferencias entre ambos y que la normalización se alcanzará "cuando se ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero, se devuelva el territorio ocupado ilegalmente en la base de Guantánamo, cesen las transmisiones y los programas de desestabilización y se compense por los daños humanos y económicos".

De cara a la reunión de mañana con Obama sólo parece unirles su posición sobre el embargo, cuyo levantamiento fin pidió unas horas antes también el presidente norteamericano desde el mismo atril.

"Confío en que nuestro Congreso levante finalmente el embargo que ya no debería existir más", dijo Obama, que está utilizando su poder ejecutivo para flexibilizar las sanciones.

Castro afirmó que seguirán insistiendo en presentar en la ONU la resolución que condena el embargo y que por primera vez, según los medios estadounidenses, podría registrar la abstención de Washington.

"Seguimos teniendo diferencias con el gobierno cubano", constató también Obama. "Continuaremos defendiendo los derechos humanos", aseguró sobre un aspecto en el que ambos mandatarios tienen conceptos diferentes, según han admitido previamente.

De hecho, Castro criticó hoy la "promoción de los derechos humanos usados de forma discriminatoria para validar decisiones políticas".

Castro, presidente desde 2008, repasó ante el pleno mundial su ideario antiimperialista, aunque eludió mencionar a Estados Unidos en sus críticas. Tampoco elogió a Obama, al que el sábado había mencionado en un discurso en la Cumbre del Desarrollo Sostenible por haber promovido el acercamiento.

Castro mostró su solidaridad con Venezuela y Ecuador, a cuyos gobiernos ha criticado recientemente Estados Unidos. Son "el blanco del mismo guión de desestabilización aplicado contra otros gobiernos progresistas de la región", afirmó.

Y se puso de lado de Rusia, con el que Estados Unidos mantiene diferencias por cómo solucionar la crisis en Siria y por la ocupación de territorio de Ucrania por rebeldes apoyados desde Moscú, según Washington.

Hasta reclamó que Puerto Rico, asociado a Estados Unidos, "sea libre e independiente luego de más de una centuria sometido a la dominación colonial". Castro sí aplaudió, sin embargo, el acuerdo nuclear de Occidente con Irán.

Raúl, como su hermano mayor, condenó el militarismo, la pobreza y el consumismo y defendió que no todos los países tienen la misma responsabilidad en el cambio climático, preocupación ya comentada por Fidel en 2000, según recordó hoy.

Es la primera visita del presidente de Cuba a Estados Unidos en más de 50 años y ha aprovechado su estancia en Nueva York para entrevistarse con el alcalde de la ciudad, con legisladores estadounidenses y hasta con el ex presidente Bill Clinton, según los medios de la isla.

Castro, cuyas palabras provocaron hoy un par de veces los aplausos de parte del pleno, fue beligerante, pero menos que su hermano Fidel, quien en su estreno en 1960 ante la Asamblea General marcó un récord con 269 minutos de discurso muy crítico con Estados Unidos.

Ahora el contexto es otro dado el proceso de deshielo, aunque las diferencias ideológicas continúan. Castro las expuso hoy con claridad en un acto que supone el regreso de la isla al mayor escenario de la política mundial.

Fuente: Daniel García Marco, Dpa.

Opiniones (1)
22 de junio de 2018 | 05:41
2
ERROR
22 de junio de 2018 | 05:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Caradura lo unico que tienen para mostrar es el fracaso de la dictadura nefasta con la que engañaron al pueblo cubano.-
    1