Artur Mas, imputado por el referéndum simbólico

La Justicia así lo determinó para el jefe del gobierno de Cataluña en funciones. La votación la concretó en noviembre. La fiscalía lo acusa de desobediencia.

El jefe del gobierno de Cataluña en funciones, Artur Mas, fue imputado hoy por la Justicia por el referéndum simbólico sobre la independencia que convocó el 9 de noviembre en la región del noreste de España.

La decisión judicial llega dos días después de las elecciones regionales del domingo en Cataluña, a las que otorgó carácter de plebiscito sobre la secesión de España tras no haber podido celebrar el año pasado un referéndum de verdad como pretendía.

La fiscalía lo acusa de desobediencia, usurpación de funciones, malversación de caudales públicos y prevaricación por haber obviado al Tribunal Constitucional, que le instó a no celebrar la votación. Se enfrenta a posibles penas de suspensión en el cargo e inhabilitación de hasta 10 años.

El 15 de octubre tendrá que declarar en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Junto a él fueron imputadas dos altos cargos de su gobierno: la entonces vicepresidenta, Joana Ortega, y la consejera de Enseñanza, Irene Rigau. Declararán dos días antes.

Convergència, el partido de Artur Mas, denunció una persecución política. Oriol Junqueras, líder de ERC, la formación socia de la de Mas en la candidatura de unidad de los secesionistas que ganó las elecciones del domingo, consideró que la imputación es "la mejor demostración" de que "la pertenencia a España es inviable".

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, organizaciones secesionistas de la sociedad civil que tienen a ex miembros en esa candidatura electoral, creen que no se trata de "un hecho aislado" y acusaron al Estado de "negar el derecho de los ciudadanos de Cataluña a expresarse".

Artur Mas quiso celebrar el 9 de noviembre un referéndum de autodeterminación. El gobierno de Mariano Rajoy lo recurrió al Tribunal Constitucional, basándose en que solo el Ejecutivo nacional puede convocar consultas según la Constitución.

La corte suspendió el referéndum y Mas anunció una consulta simbólica el mismo día con las mismas preguntas, pero sin censo previo ni medidas de supervisión y control al no ser oficial. El Constitucional la suspendió también tras otro recurso del gobierno de Rajoy, pero Mas siguió adelante y se celebró el 9 de noviembre.

La corte declaró posteriormente inconstitucionales tanto el referéndum inicial que quiso hacer como la consulta simbólica que acabó celebrándose.

El 3 de agosto, el jefe del Ejecutivo catalán convocó elecciones regionales anticipadas para el 27 de septiembre, dándoles oficiosamente carácter de plebiscito sobre la independencia para sustituir el referéndum de autodeterminación que no pudo celebrar.

Las dos listas independentistas que concurrieron el domingo a los comicios sumaron 72 escaños, cuatro por encima de la mayoría absoluta en el Parlamento regional, si bien obtuvieron algo menos del 48 por ciento de los votos.

Fuente: Dpa.

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 03:36
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 03:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"