Obama y Castro consolidan deshielo EEUU-Cuba con nuevo encuentro

Será mañana en Naciones Unidas. “Está claro que las relaciones entre los presidentes son pragmáticas y estables, y ya son normales”, se ha dicho.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, reforzarán el proceso de acercamiento entre ambos países con un nuevo encuentro cara a cara el martes en Naciones Unidas.

El encuentro confirmado hoy por la Casa Blanca será el segundo entre ambos mandatarios desde que en diciembre del año pasado anunciaron que ambos países reanudaban relaciones diplomáticas tras más de medio siglo de enfrentamiento ideológico. El primero e histórico fue en abril, en la Cumbre de las Américas en Panamá.

Obama y Castro hablaron la pasada semana por teléfono antes de la visita del papa Francisco a Cuba y Estados Unidos, por lo que la conexión entre los dos presidentes empieza a ser regular, síntoma de que hay progresos y avances en la normalización.

"Está claro que las relaciones entre los presidentes son pragmáticas y estables, y ya son normales", afirmó a la agencia dpa Michael Shifter, presidente de la organización Diálogo Interamericano, basada en Washington.

Castro se encuentra en Nueva York desde el jueves, su primera visita a Estados Unidos más en más de 50 años. Mañana hablará por primera vez ante la Asamblea General de la ONU, a la que no asistía un presidente cubano desde el año 2000, cuando lo hizo su hermano Fidel.

Según los medios de la isla, el presidente cubano ha aprovechado su visita para reunirse con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; con el gobernador neoyorquino, Andrew Cuomo, y con el ex presidente estadounidense Bill Clinton.

Reuniones, encuentros y discursos normales en el caso de la mayoría de los países, pero no en el de Cuba, cada vez más integrada en la política internacional gracias al impulso de la normalización de relaciones con Estados Unidos.

"Es un paso positivo, porque marca el regreso de Cuba a un foro en el que sólo países como Corea del Norte o Siria no participan", dijo Shifter sobre la presencia de Raúl Castro, presidente de la isla desde 2008, en el edificio de Naciones Unidas en Nueva York.

"Es importante que el presidente Castro vaya a la Asamblea General de la ONU. Es el símbolo de una nueva era", dijo la pasada semana Ben Rhodes, alto dirigente de la Casa Blanca.

El sábado, Castro ya se estrenó en la ONU con motivo de la Cumbre del Desarrollo Sostenible, que concluyó hoy. El dirigente condenó el embargo económico y comercial que Estados Unidos mantiene sobre la isla desde los años 60.

"El bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba por más de medio siglo causa desafíos y privaciones al pueblo cubano y es el principal obstáculo para el desarrollo económico de nuestro país", dijo Castro, que afirmó que el embargo es rechazado por 188 Estados miembros de las Naciones Unidas.

Pero también destacó el acercamiento al antiguo enemigo ideológico y reconoció especialmente a Obama.

"El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos, la apertura de embajadas y los cambios que el presidente Barack Obama ha declarado en la política hacia nuestro país constituyen un importante avance", afirmó Castro el sábado.

El dirigente estadounidense hizo coincidir la aprobación de medidas que relajan un embargo -que sólo puede levantar el Congreso de Estados Unidos- con la visita del papa Francisco, que el día 19 emprendió un viaje a ambos países que concluyó hoy.

El pontífice aparece como el gran mediador en un proceso de acercamiento en el que la relación bilateral es cada vez más normal, a pesar de que sigue habiendo diferencias.

Fuente: Daniel García Marco, Dpa. 

Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 06:09
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 06:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"