¿Por qué renunció el legislador que se emocionó con el Papa?

El republicano John Boehner sorprendió al Congreso estadounidense con su renuncia. La trama política que derivó en su decisión.

 En medio de la turbulencia en el Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner anunció repentinamente a sus colegas republicanos el viernes que renunciará a finales de octubre, por lo que optó por mantenerse al margen ante la oposición de los ultraconservadores que amenazan con generar una crisis institucional.

El presidente de la cámara dijo que renunciaba porque de no hacerlo "esta turbulencia prolongada en el liderazgo haría un daño irreparable".

El republicano de Ohio, quien ha tenido 13 mandatos como representante, impactó a los republicanos reunidos el viernes por la mañana cuando les informó de su decisión en una sesión a puerta cerrada. El anuncio surge un día después de un punto importante en la carrera de Boehner: el discurso histórico del papa Francisco ante el Congreso, realizado por solicitud del representante.

Discurso


Boehner era objeto constante de las quejas de los conservadores y enfrentaba la amenaza de una votación en pleno sobre su permanencia como presidente, un cuestionamiento formal que no ha ocurrido en 100 años.

La medida era buscada por integrantes del movimiento ultraconservador Tea Party convencidos de que Boehner no luchaba demasiado duro para retirar los fondos federales a la organización de salud reproductiva Planned Parenthood incluso si al hacer esto se corría el riesgo de caer en un punto muerto en las operaciones gubernamentales la próxima semana.

"Se volvió evidente para mí que esta prolongada turbulencia de liderazgo ocasionaría daño irreparable a la institución", dijo Boehner en conferencia de prensa varias horas después de realizar el anuncio a sus compañeros de partido. "Nunca hubo ninguna duda de que podría sobrevivir a la votación, pero no quería que esta institución pasara por esto", agregó.

Boehner dijo que había planeado desde el principio anunciar en noviembre que renunciaría al final de este año, pero que no lo había dicho públicamente. Después de momentos emotivos el jueves al lado del papa, despertó la mañana del viernes y decidió que ahora era el momento.

El presidente Barack Obama, frecuente antagonista de Boehner y asociado ocasional, lo calificó como "un buen hombre" y un patriota.

"Y yo pienso, quizá más importantemente, que él es alguien que comprende que en gobierno y gobernanza no se obtiene el cien por ciento de lo que uno quiere", dijo el mandatario. "Sino que uno tiene que trabajar con gente con la que no se está de acuerdo, y en ocasión es firmemente, para resolver los asuntos del pueblo".

Algunos conservadores recibieron con gusto el anuncio.

El representante Tim Huelskamp de Kansas dijo "es el momento para un nuevo liderazgo", y el representante Tom Massie de Kentucky dijo que el presidente de la cámara "subvirtió nuestra república".

"Me parece que era inevitable", dijo Massie. "Esta es una situación ocasionada por él".

Pero los republicanos menos extremistas dijeron que será una victoria pírrica para los integrantes del Tea Party.

"El honor mostrado por John Boehner esta mañana contrasta marcadamente con la idiotez de aquellos miembros que buscan dividirnos continuamente", dijo David Jolly, representante por Florida.

Aunque no está claro quién será el sucesor de Boehner, el candidato más obvio será el segundo representante republicano más prominente de la cámara Kevin McCarthy, un californiano genial que fue elegido por primera vez al congreso en 2006. La salida de Boehner asegura una importante carrera por el liderazgo en la que se espera que los conservadores del Tea Party presenten un candidato.

Boehner, con su carácter sociable y relajado, es amante del golf y famoso por llorar en público. Era ampliamente popular entre los representantes republicanos. Aunque era conocido por ser un conservador férreo sus tácticas nunca fueron suficientemente confrontadoras para satisfacer a la facción más conservadora de la cámara.

Boehner asumió la presidencia de la cámara en 2011. Su periodo se definió por sus primeros problemas para llegar a un acuerdo presupuestal con el presidente Obama y su lucha con las expectativas de los conservadores del Tea Party quienes rechazaban sus tendencias para la conciliación.

Hace dos años los conservadores lo obligaron a apoyar un cierre parcial de las operaciones del gobierno con la esperanza de aplazar la implementación de la nueva ley de salud de Obama. La táctica resultó un fracaso, pero los legisladores ultraderechistas habían presionado a Boehner para que la volviera a usar con el fin de retirar los fondos de Planned Parenthood tras la revelación de videos controversiales en los que se mostraban las prácticas de la organización para otorgar tejido fetal para investigación.

Opiniones (1)
22 de agosto de 2018 | 04:55
2
ERROR
22 de agosto de 2018 | 04:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ESTE HOMBRE ME RECORDO A NUESTRO VICEPRESIDENTE BOUDOU , UN PATRIOTA EN DEFENSA DE LAS INSTITUCIONES !!!
    1