Unos 500 cazadores, asesinados por guardabosques

Según un informe de Naciones Unidas y la Interpol, 1.000 rinocerontes fueron cazados el año pasado, frente a 50 de 2007.

 Guardabosques del parque nacional sudafricano de Kruger habrían matado cerca de 500 cazadores furtivos mozambiqueños en los últimos 5 años, según el ex presidente Joaquim Chissano, tal como lo informó VICE News.

Kruger, la mayor reserva en África, está experimentando un auge de la caza furtiva del rinoceronte. La demanda de cuernos de rinocerontes se ha incrementado en los últimos años en Asia, donde se utiliza como un ingrediente de la medicina tradicional. Kruger comparte una porosa frontera de 210 millas con Mozambique, y sus guardabosques tienen autoridad para abrir fuego contra grupos de cazadores furtivos armados si estos amenazan con utilizar armas letales.

Un portavoz de Kruger dijo que no hay datos de los cazadores furtivos arrestados durante el año pasado, sin embargo la agencia del parque nacional aseguró que la mayoría de cazadores furtivos que han sido detenidos son de Mozambique. La policía sudafricana no ha dado cifras. 

Chissano, que tiene una fundación dedicada a la conservación de la vida salvaje, asegura que 82 cazadores furtivos de Mozambique han muerto en el parque de Kruger esta año, comparado con los 106 que fueron asesinados a lo largo de 2014. Chiassano no ha precisado de donde había sacado estas cifras.

"Me preocupa que hayan matado a un significante número de mozambiqueños que se dedicaban a la caza furtiva en el parque Kruger", asegura el ex presidente. "Cada mozambiqueño muerto significa más pobreza para su familia, porque ya no pueden contar con él para mejorar sus condiciones de vida".

Mozambique es uno de los países más pobres, lo que conduce a muchos de sus ciudadanos a recurrir a la caza furtiva en Kruger. Hay muchos ciudadanos sudafricanos que han estado implicados en la caza furtiva y dependen del dinero que proviene del comercio ilegal.

La caza furtiva es común en Mozambique. Los grupos de cazadores furtivos han matado cerca de la mitad de los elefantes del país, lo que ha implicado que la población de estos mamíferos se reduzca de 20.000 a 10.300 en los últimos años, de acuerdo con Wildlife Conservation Society, un grupo estadounidense en defensa del medioambiente.

Según un informe de Naciones Unidas y la Interpol, 1.000 rinocerontes fueron cazados el año pasado, en un alarmante incremento respecto de 2007 cuando sólo fueron 50. El informe señala como la caza clandestina es extremadamente lucrativa y financia a muchas redes criminales y terroristas en el mundo.

Mozambique aprobó una nueva ley el pasado junio que introduce duras sanciones contra los cazadores furtivos, incluidas fuertes multas económicas y sentencias de prisión de hasta 12 años. Antes de la ley, la caza furtiva era considerada un delito menor sin serias consecuencias en Mozambique.

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 21:34
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 21:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"