Cuba y la Iglesia, una relación cordial tras décadas de desencuentros

Aunque un 60 por ciento de los 11 millones de cubanos está bautizado, sólo un dos por ciento asiste a misa, según cifras de la Conferencia Episcopal cubana.

Las relaciones entre Cuba y la Iglesia católica fueran malas durante décadas tras el triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro en 1959.

Aunque no rompió lazos oficialmente con el Vaticano, el gobierno se enfrentó a la Iglesia a comienzos de la década de los 60, después de que el nuevo Estado se declarase ateo. Muchos religiosos fueron expulsados del país y otros salieron de Cuba después de que el gobierno nacionalizara la educación y tomara el control de los colegios religiosos.

La Iglesia apoyó por su parte a muchos de los grupos que intentaban derrocar al gobierno de Castro en sus primeros años en el poder, a menudo de forma violenta. En las siguientes décadas el catolicismo quedó estigmatizado en la sociedad cubana.

Los católicos practicantes no podían militar en el Partido Comunista ni estudiar, por ejemplo, Ciencias Sociales, y muchos corrían el riesgo de sufrir desventajas laborales. La situación empezó a cambiar en los 90, cuando el Estado cubano se declaró laico y se pronunció oficialmente a favor de la libertad religiosa.

En 1996 Fidel Castro visitó el Vaticano y en enero de 1998 Juan Pablo II hizo historia al convertirse en el primer pontifice católico en viajar a la isla socialista. En honor al papa polaco Cuba volvió a permitir por primera vez oficialmente en décadas la celebración de la Navidad.

Después de la visita de Benedicto XVI en 2012 las autoridades introdujeron el Viernes Santo como el segundo día festivo católico en el calendario cubano.

Pese a las nuevas libertades, las iglesias suelen permanecer vacías en la isla. Aunque un 60 por ciento de los alrededor de 11 millones de cubanos está bautizado, sólo un dos por ciento asiste a misa, según cifras de la Conferencia Episcopal cubana.

El primer papa latinoamericano espera contribuir ahora a recuperar el culto en una población entre la cual es muy popular también la práctica de la "santería", los ritos religiosos con elementos cristianos y de religiones africanas.

Fuente: Dpa. 

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 20:37
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 20:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"