Morales: Un comediante “antipolítico” beneficiado por el voto castigo

Es actor, productor de cine, televisión y teatro. Pasó de un modesto tercer lugar en la lucha por una alcaldía, a ser el más votado en la primera ronda, para presidente.

Jimmy Morales, un comediante de 46 años que logró el domingo pasar a segunda ronda de las elecciones presidenciales de Guatemala, según los resultados preliminares, es un "outsider" de la política.

El candidato del Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) pasó de un modesto tercer lugar en 2011 en la lucha por la alcaldía del municipio de Mixco, vecino a la capital, a ser hoy, cuatro años después, el más votado en la primera ronda, aunque con menos del 30 por ciento.

Graduado en administración de empresas y con estudios militares de alto nivel, es más conocido como actor y como productor de cine, televisión y teatro. Sus críticos lo vinculan con la línea militar más conservadora del país, de la cual él se ha apartado.

El programa dominical "Moralejas", donde hacía comedia en el papel de Neto con su hermano Sammy Morales (Nito), estuvo más de 15 años en el aire en televisión.

Su ascenso en pocos meses fue sorpresivo porque la exposición de su imagen durante la campaña fue escasa en comparación con la de otros candidatos que recurrieron al tradicional gasto millonario en vallas y spots televisivos.

Una estrategia basada en el uso de las redes sociales fue al parecer lo que le ayudó a levantar los apoyos. En abril, nadie lo mencionaba entre los aspirantes principales sobre un total de 14 candidatos.

Morales define la ideología de su partido como "nacionalista de centro". Tiene una maestría en altos estudios estratégicos con especialización en Seguridad y Defensa, un curso dirigido a oficiales del Ejército de Guatemala y civiles graduados por el Comando Superior de Educación del Ejército de Guatemala.

Según afirma, su campaña no superó los 230.000 dólares, cuando el candidato puntero en la mayor parte de la campaña, Manuel Baldizón, incluso fue sancionado y se le prohibió hacer nuevos contratos de publicidad después de superar el techo permitido de 6,7 millones de dólares.

Esta discreción en su carrera por la presidencia le permitió a Morales estar menos expuesto al análisis y a la crítica, pero a medida que fue creciendo ahora algunos analistas empezaron aponer sobre la mesa dudas respecto a la estructura que lo apoya.

"Su ventaja es que se presentó en el momento en que está creciendo el rechazo de la población a los políticos en general", dice María Falla, coordinadora académica del Instituto Centroamericano de Estudios para la Democracia Social (Demos).

El voto de Morales es un "voto de rechazo a la clase política", pero falta ver quiénes son los que lo respaldan, dijo, y si "realmente tiene propuestas específicas para hacer frente a rezagos estructurales históricos que marcan a la sociedad guatemalteca".

El partido que lo postula surgió de una fusión entre el comité pro formación de partido político Nación y el Frente de Convergencia Nacional (FCN), este último fundado por militares y miembros de la Asociación de Veteranos Militares de Guatemala (Avemilgua).

Los principales planteamientos de su plan de gobierno son salud, educación y desarrollo económico, objetivos para los cuales ofrece redirigir el presupuesto del Estado. También esperaría fomentar el desarrollo económico a través de la empresa, que darían mejores niveles de tributación y así tener más capacidad de invertir en desarrollo.

Frente a la coyuntura preelectoral que vive Guatemala, abandera el plan "Cero tolerancia a la corrupción", que se enfocaría en un mayor presupuesto a la fiscalía general y a la Controloría de Cuentas.

Fuente: Patricia Castillo, Dpa. 

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 14:18
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 14:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"